martes, 1 de junio de 2010

Adarme

Ilustración de Pablo Pino
(Del ár. hisp. addárham, este del ár. clás. dirham, y este del gr. δραχμή, dracma).

1. m. Peso que tiene 3 tomines y equivale a 179 cg aproximadamente.
2. m. Cantidad o porción mínima de algo.

"Nos queda el varón, que tiene veintiséis años de edad y ni un adarme de juicio en el cerebro".

por ~s.

1. loc. adv. En cortas porciones o cantidades, con mezquindad.

Real Academia Española

8 comentarios:

Edit Liliana Ciotti dijo...

Es nueva para mí, pero su origen si lo conocía: Dragma.
Para mí es comun decir ... ni una pizca de juicio en el cerebro.
Feliz día amira, que tu mañana sea hermosa!!!

Funes dijo...

Bueno, con esta palabra, sinceramente, "cero a la doble generala" como dicen los del cubilete y los dados. No la tenía ni por asomo.
Ahora, pienso que está buena para la ironía con los impresentables, por ejemplo, los diputados.
Me gustaría encontrarme con un diputado, y decirle:
"lo felicito Sr. diputado por haber obtenido su banca! Ud. va a honrar su cargo porque en su carrera ha demostrado que tiene un adarme de honestidad en su conducta".
Como seguro el tipo no entenderá nada, creerá que lo estoy felicitando y me dirá emocionado "che, Funes, muchas gracias por el elogio".
En fin....
Funes

Celestacha dijo...

Gracias Edit, gracias Funes, mis lectores matutinos.
Yo subí esta palabra pensando en Funes y me dije: los muchachos del bar no van a poder echar mano a ningún comentario, y los dejaremos con los ojos bien abiertos.
Esta es una palabra "de salón", para un diputado viene genial: no tiene Ud. ni un adarme de honestidad".
Saludos !

Viejex dijo...

Cierto que suena a elogio. Me habrán "elogiado" con algo así alguna vez? De todas maneras, voy a empezar a usarla, me gusta.

Funes dijo...

Fui al bar.
Desde hace un tiempito los muchachos del bar se han ido entusiasmando con esto de las palabras. Es tan así que ahora en cuanto entro al bar y me siento no alcanzo a pedir el café que todos esperan en silencio que diga qué palabra publicó Celeste.
Bueno. Hoy entré, me senté. Todos me miraban en silencio. Entonces hablé:
"ADARME" dije.
Nuevo silencio. A los 3 minutos interminables, Cardona habló:"che, Funes, A DARTE qué?"
"no... no, "adarme"... la palabra de hoy es "adarme", dije. Entonces Severo Guiraldes el mas importante historiador argentino me dijo: "che, Funes... dejate de embromar!!!. ya te digo, esa palabra no existe!!!! decile a esa tal Celeste que no desayune con grapa, viejo!"
Convencerlos que esa palabra existe es imposible. máxime cuando el propio Augusto Balceda, filósofo, que trabajó 38 años en el Ferrocarril Urquiza y que luego se dedicó a opinar, sentenció: "no existe!". Listo: ni el Diccionario de la real academia los iba a convencer.
Para no darme por vencido les recité este soneto de Carmen Guzman:

PESADILLAS

Hace ciento cincuenta pesadillas
que intentas en mis sueños ahogarme.
No me importa una higa ni un ADARME
que me pongas furiosas zancadillas.

Esto será una guerra de guerrillas
y no tendrás más chance que dejarme.
Ha llegado el momento del desarme.
No me claves diabólicas horquillas.

Me punzas con un nido de alfileres,
con dientes de vampiro en la garganta
y con puñal de tábano me hieres.

Resucito debajo de la manta
cuando llega la luz de amaneceres,
y el Sol, ángel flamígero, te espanta.

Ahi noté que algunos recularon. Vi caras de asombro, pero de nuevo el filósofo Balceda repitió, con su autoridad de siempre: "perdoname Funes, esa palabra NO EXISTE,avisale ya a Celeste, decile que metió la pata esta vez", e inmediatamente todos asintieron con la cabeza. Tal el respeto que le tienen a Balceda.
No los pudimos sorprender Celeste, son medios cerrados los tipos.
Funes

Celestacha dijo...

La idea Funes no era sorprenderlos, sino "cerrarles el pico" y parece que lo hemos logrado !.
A propósito, cómo lograste encontrar un poema con esa palabreja ??? la sorprendida esta vez fui yo.
Hasta mañana !

vicky dijo...

Funess!!sos lo que necesito!!un dramaturgoo!!!!! tus anecdotas parecen verdaderos escenarios, en mi mente puedo recrearlos con tanta facilidad que me sorprendo, y es eso, tu modo de narrar! me dio mucha gracia el soneto, jejeje. un beso.
ha! CELESTACHA!!! también nos debés al menos un adarme de gratitud a los fans nocturnoss!! jajajaja!! besitossss t kiero

Anónimo dijo...

Dónde conseguí el soneto, Celeste?
Es así: sabiendo que en el bar me esperaría una parada brava, antes pasé a visitar al viejo Acevedo el dueño de la librería de libros viejos y usados "papeles de Oriente" la mas importante del país. Allí el librero me facilitó el soneto que pertenece a la citada poeta española que nació en Huelva y hoy reside en Málaga y es docente. Acevedo me hablaba de ella muy familiarmente, me dijo que la conocía muy bien. Cuando le pregunté si había tenido alguna historia con la española, me contestó: "Che, Funes, los caballeros no tenemos memoria, y menos de nuestras historias con las damas".
Vicky: gracias por tus elogios. Yo solo transcribo lo que sucede, nada mas. No es muy meritorio lo mío. No te pierdas!
Funes

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails