viernes, 28 de mayo de 2010

Camelo


1. m. Noticia falsa.
2. m. Dicho o discurso intencionadamente desprovisto de sentido.
3. m. Simulación, fingimiento, apariencia engañosa.
4. m. coloq. galanteo.
5. m. coloq. Chasco, burla.

camelar
(De camelo).

1. tr. coloq. galantear (requebrar).
2. tr. coloq. Seducir, engañar adulando.
3. tr. coloq. Amar, querer, desear.
4. tr. Méx. Ver, mirar, acechar.

Real Academia Española

Han notado que esta palabra tiene dos significados bien diferentes ? en cuanto que tanto trata sobre un dicho, hecho o discurso engañoso como de un galanteo, pues nuestro diccionario deriva esta palabra de camelar, que significa querer, amar.

En el lenguaje del arrabal porteño era frecuente el uso de la palabra “camelo” como sinónimo de “engaño”, pero no nació en ese ambiente.
Se trata de un término castizo, que tiene su lejano origen en el sánscrito “kama”, introducido en España por los gitanos. Ciertamente, los gitamos por su condición de pueblo nómada, han tenido que ir adoptando préstamos léxicos de las lenguas de las diferentes regiones por las que han pasado en su peregrinar por el mundo; a su vez, las lenguas de las regiones por las que pasaban se enriquecieron con los términos gitanos. Tal es el caso de la palabra "camelo" que es de origen caló, aunque la DRAE no lo mencione.
Pero, ¿cómo se pasa de la acepción "engaño" "engañar" a "amar, querer" ?. Me permití transcribir un fragmento del estudio "Un aspecto de lexicología histórica marginado: los préstamos del caló", escrito por Miguel Ropero Núñez quien opina así:

Pienso que el valor semántico original de camelar no es engañar, sino "cortejar, enamorar, amar", significado que además, se conserva actualmente en las coplas andaluzas-gitanas. Con este significado no puede derivarse de camelo. Tiene que ser otra su etimología. Es mi opinión, camelar es una palabra de origen gitano, emparentada etimológica y semánticamente con el radical sánscrito "kam" que significa amor, deseo. De hecho, en todos los diccionarios gitanos que he tenido ocasión de consultar viene del verbo camelar con estas acepciones de querer, enamorar, amar. En los cancioneros andaluces gitanos camelar no está semánticamente relacionado con engaño sino con amor, deseo. Camelar se formaría, por tanto, a partir del radical indostánico Kam, amor-deseo, al que se le añade el sufijo caló "elar" característico de todos los verbos gitanos y cuya función es dar mayor energía a la acción expresada por el lexema verbal. Para el que conoce la idiosincracia del pueblo gitano y del pueblo español en general, no le resulta difícil comprender que se pasa fácilmente de "enamorar, cortejar a una muchacha" a "seducirla, engañarla". He ahí el desplazamiento semántico. Por esto camelar se emplea actualmente con el sentido de engañar, una vez que ha perdido la connotación de seducir. Selecciono algunas coplas en las que camelar aparece con las acepciones de 1. querer, 2. cortejar y 3. amar.

1. querer

De tu pelo rubio

camelo
un cabeyo
pa jaserme una caeniya

y echármela ´r cueyo.


2. cortejar, enamorar


Entre la juncia del río

yo vi que me divisaban

los ojos de tu marío

cuando tú me
camelabas.

3. amar


Como gayinita muerta

que ruea en los mulaares

te tienes que be, serrana,

sin que te camele naide.

8 comentarios:

Edit Liliana Ciotti dijo...

Un sabio amigo y jurista, en uno de sus famosos escritos judiciales, al contestar una demanda falsa, supo utilizar esta palabra de un modo muy ingenioso.
El actor se llamaba Rodolfo Camilo, y contestando manifestó que el actor Rodolfo Camelo estaba haciendo gala de su nombre, en el planteo de la demanda.
Feliz amanecer amiga...

Matilde dijo...

Entre otras aportaciones posibles: Hay un grupo de tecno-rumba que se llama "Camela" y una canción de NIña pastori: "Tú me camelas"

Felicidades por el blog, aprendo y lo disfruto mucho.

Celestacha dijo...

Hola Matilde, bienvenida a este rinconcito de encuentro. Saludos !!!

Funes dijo...

Buenísima esta palabra Celeste! De entrada, me ha alegrado el día. Bueno, ahora tengo cosas que hacer pero cuando pase por el bar seguro que los muchachos tendrán como para hacer un tratado de 5 tomos sobre la palabra "camelo", una de las mas usadas por los atorrantes, los vagos y sabelotodos.
Qué buena palabra!
Funes

Mariela Torres dijo...

Es una historia muy interesante, de una palabra viajera.

Besos.

Funes dijo...

Estuve en "dos cuchillos" un bar no muy recomendable al cual concurro a ver a mis amigos y pasar el tiempo divagando. Allí tiré el tema: la palabra "camelo". Tal vez la voz mas autorizada para opinar en el bar es la del Filósofo Profesor Augusto Balceda, reconocido en todo el país por sus opiniones e ideas. Balceda, si bien no terminó el bachillerato, hizo carrera en el Ferrocarril Gral. Urquiza hasta el retiro voluntario. Después se dedicó a opinar. Trato de transcribir textualmente lo que dijo en el bar:
Balceda: "che, Funes, mirá, la palabra ´camelo´ está muy desprestigiada, hoy se dice ´metele un camelo´ con la misma liviandad que se dice: ´decíle una mentira´, por eso es hoy una palabra bastardeada, devaluada. Y el ´camelero´hoy es un vulgar mentiroso. Cardona, aquí presente, todos sabemos, es un gran mentiroso, sería un ´camelero´. Pero antes era distinto: el uso de ´camelo´ era la síntesis entre su concepto vinculado al AMOR y su concepto vinculado al engaño. concretamente: los ´cameleros´de antes usábamos la palabra ´camelo´ como ´mentir por amor´, engañar por amor. Ejemplos: el pibe jovencito, cuando su primera novia le preguntaba, "cómo vas con el estudio?" el le contestaba "bien! me quedan sólo dos previas de quinto año, higiene y Eduación democrática" cuando en verdad en tercero había colgado los estudios y se había puesto a trabajar con el quiñelero de la esquina de Saens Peña y Achaval. Le metía un "camelo" pero por amor, porque sino, perdía a la piba. Entre los adultos, se metían camelos generalmente para tapar la infidelidad. Aunque no creo en tal palabra entre seres humanos (si en la lealtad, pero fieles son los perros no las personas), cuando el tipo metía la pata y estaba a punto de ser descubierto en un renuncio(*), le metía un camelo a su compañera. Lo hacía por amor, para salvar el matrimonio. Porque si no le interesase su mujer, no le mentiría. Y allí tenemos el valor del "camelo" virtuoso, para rescatar el amor en peligro. Hoy ya no es así, cualquiera que miente "mete un camelo", como ha cambiado la historia!!!"
Hasta aquí las palabras de Balceda, el filósofo con 38 años de guarda en el Ferocaril Urquiza.
¿Será cierto? No lo se.
Al terminar su exposición, Balceda me miró fijo y me preguntó: "che, Funes, vos, alguna vez, mentiste por amor?"; "si profesor, muchas veces, me mando muchas macanas generalmente y las tapo como puedo", le contesté.
Entonces me dijo: "bien, sos un auténtico ´camelero´, no como estos pelandrunes como Cardona: esos son mentirosos nomás".
Cardona, a todo esto, asintió con la cabeza. Tal el respeto por las opiniones de Balceda.
Funes

Anónimo dijo...

Me olvidé de felicitar a celeste por la información tan completa como interesante que nos ha convidado con la palabra camelo. Saludos
funes

Celestacha dijo...

Cierto Funes, cuando uno decía: "No seas camelero" se refería a envolver a la mujer con palabras, a medio ciertas, no necesariamente mentiras, pero era casi siempre por amor. Y si nó, me encanta pensar en que fuera por amor. Soy una romántica empedernida.
Ya me parecía raro que nadie me dijera: Celes, qué "currado" tu post ( currado en España, laburado en lunfardo ). Me mandé todo un trabajito de investigación.
Saludos !!!!!!!!!!! a tuti

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails