viernes, 26 de noviembre de 2010

Báculo

Ilustración de Gabriel Cortina
(Del lat. bacŭlum).

1. m. Palo o cayado que llevan en la mano para sostenerse quienes están débiles o viejos.
2. m. Alivio, arrimo y consuelo.
3. m. Zool. Hueso pequeño y alargado que los machos de algunos mamíferos tienen dentro del pene.

~ pastoral.

1. m. báculo que usan los obispos cristianos como pastores espirituales del pueblo creyente.

Real Academia Española

...Después de las tormentas, cuando todo se ha quedado devastado, cuando las antiguas creencias se han convertido en angustiosos y raquíticos báculos que quebrándose, dejan de sostener debilidades, cuando ya no hay nada donde apoyarse, puede emerger, puede nacer algo nuevo. Y nacerá, con la fuerza que explotan las semillas en cada primavera, un nuevo estado, algo nunca visto, una nueva faceta del ser...
Por Gustavo G. Diex

19 comentarios:

Barros Matos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Barros Matos dijo...

Despertó cuando el sol comenzaba a expulsar el frío del desierto. Por debajo de la manta masajeó sus piernas flacas, sus rodillas que gimieron al doblarse para que el hombre se levantara. En la arena quedó el hueco de su cuerpo. El niño aún dormía. Se inclinó para despertarlo, tomándose dolorosamente de la cintura. ¿Ya hay que seguir, abuelo? El viejo no contestó, la mirada perdida el ese paisaje siempre igual, atemorizante. Sacó de su bolsa una manzana, sus dedos fuertes y nudosos la partieron en dos, y los peregrinos tomaron un sorbo de agua y desayunaron. Luego, apoyado en su báculo comenzó a caminar, el calor del desierto se sentía en las plantas de los pies a través de las viejas sandalias. El niño lo seguía, una manito tomada de su raída capa. ¿Falta mucho, abuelo? El hombre murmuró algo incomprensible mientras intentaba apurar la marcha. El nieto quería saber. ¿Los otros habrán llegado ya? El viejo se paró, bajó la vista y miró largamente al pequeño. Tomó la carita en sus manos para convencerlo, mirándolo a los ojos. Sí, seguramente ya están en la tierra prometida, esperándonos. Nos perdimos en esa tormenta de arena, pero reencontramos el camino. Un poco más, un esfuerzo más, y estaremos todos juntos. El niño sonrió a la sonrisa que cubría de arrugas el rostro del anciano.
Se miraron unos segundos aún, y el hombre irguió su enjuta figura, se apoyó en el báculo y volvió a marchar, sus labios murmurando continuamente una plegaria, con esa dolorosa duda en el alma.
BARROS MATOS

Barros Matos dijo...

Despertó cuando el sol comenzaba a expulsar el frío del desierto. Por debajo de la manta masajeó sus piernas flacas, sus rodillas que gimieron al doblarse para que el hombre se levantara. En la arena quedó el hueco de su cuerpo. El niño aún dormía. Se inclinó para despertarlo, tomándose dolorosamente de la cintura. ¿Ya hay que seguir, abuelo? El viejo no contestó, la mirada perdida el ese paisaje siempre igual, atemorizante. Sacó de su bolsa una manzana, sus dedos fuertes y nudosos la partieron en dos, y los peregrinos tomaron un sorbo de agua y desayunaron. Luego, apoyado en su báculo comenzó a caminar, el calor del desierto se sentía en las plantas de los pies a través de las viejas sandalias. El niño lo seguía, una manito tomada de su raída capa. ¿Falta mucho, abuelo? El hombre murmuró algo incomprensible mientras intentaba apurar la marcha. El nieto quería saber. ¿Los otros habrán llegado ya? El viejo se paró, bajó la vista y miró largamente al pequeño. Tomó la carita en sus manos para convencerlo, mirándolo a los ojos. Sí, seguramente ya están en la tierra prometida, esperándonos. Nos perdimos en esa tormenta de arena, pero reencontramos el camino. Un poco más, un esfuerzo más, y estaremos todos juntos. El niño sonrió a la sonrisa que cubría de arrugas el rostro del anciano.
Se miraron unos segundos aún, y el hombre irguió su enjuta figura, se apoyó en el báculo y volvió a marchar, sus labios murmurando continuamente una plegaria, con esa dolorosa duda en el alma.
BARROS MATOS

Celestacha dijo...

Otra maravillosa narración. Es que no se va a cansar que lo elogie, Barros ? Esta, en particular, me movió reminiscencias inconcientes, sensaciones que tienen que ver con la vida en el desierto, que he llevado siempre dentro mío.
Gracias por compartirlo !

Barros Matos dijo...

Vuelvo a agradecer su buena recepción de mis escritos, y su impresión sobre los mismos, que valoro por lo que significan viniendo de quien vienen.
Muy amable, Celeste, y muchas gracias.
BERROS MATOS

Anónimo dijo...

qué lindo que son tus blogs, me encanta el arca de las palabras, me parece estar escuchando a mi abuela!!
cariños

Funes dijo...

Don Barros:
mire.. pensaba escribirle otra cosa. Probé varias formas, pero no encuentro la manera de expresarle con palabras mis felicitaciones por este breve, conmovedor y contundente relato. Lo feicito de veras y le pido si puede, me indique dónde se encuentra tanta magia...
Funes

vicky dijo...

Barros!! Es maravilloso lo que escribió!!

Viejex dijo...

Alo, cófrades! Estoy de vuelta!
Que angustia emana el relato de Matos! Que agradable sorpresa encontrar algo así, una palabra bellísima y un relato tan vívido y conmovedor.

Celestacha dijo...

BIENVENIDO VIEJEX, BIENVENIDO VIEJEX, BIENVENIDO VIEJEX, BIENVENIDO VIEJEX,
Faltaba su presencia en el blog ! y de paso me dio la idea de subir la palabra Cofrade.
Saludos !!

Funes dijo...

VIEJEX! Querido amigo, veterano de batallas! Qué susto me ha dado viejo! Pensaba por ahí "y, el tipo estaba medio chacabuco, a lo mejor ´finó´ el hombre y ni avisar pudo". Luego me consolaba pensando: "a viejex lo llevaron a trabajar en Microsoft en temas informáticos con Bill", y eso me consolaba. (Recuerde que yo se que ud. es un genio de las computadoras y tengo pruebas que no develaré JAMÁS).
Por suerte no fue ni lo uno, ni lo otro. Está de este lado del mostrador, y más pobre (o menos rico) al no secundar a Bill Gates.
Pero está entre nosotros! Y eso bien vale un brindis!
Un abrazo, amigo!
Funes

Barros Matos dijo...

Gracias, Viejex, gracias, Vicky, Gracias Funes, Gracias, Celeste.
Sinceramente, no es falsa modestia, creo que lo que escribí es bueno, pero...NO ES PARA TANTO!!!
Gracias de vuelta
BARROS MATOS

Funes dijo...

Debemos reconocer, me parece, que nuestra editora del blog es una persona con una habilidad poco común, llamativa diría. Su inteligencia y creatividad es directamente proporcional a su capacidad de desaparecer. De pronto se esfuma como por arte de magia. Me hace recordar en cierta medida a las historias que leí de un tal señor Houdini, a quien no conozco; un tipo que muchas décadas atrás tenía la rara habilidad de sustraerse de los lugares en que se encontraba y a la vista de todos. Desaparecía sin más. Un verdadero maestro del escapismo.
¿Será Celeste la editora una "Houdini" del siglo XXI? ¿Estaremos frente a un verdadero "fenómeno" de estas épocas?
En todo caso y mientras tanto, le pediría a don Viejex o a Don Barros Matos nos ilustren en algo sobre Houdini. Le pido a ellos porque dado la edad avanzada de los mismos quizá tengan referencias directas del personaje histórico y de paso después lo comparamos a "Houdini" con su tal vez, mejor discípula.
Y en una de esas lleguemos a la conclusión que en contadas ocasiones los alumnos superan a sus maestros.
En fin...
Funes

vicky dijo...

JAJAJAJA!! Funess, ¿no se le fue un poquito la mano con lo de maestro del escapismo? La editora no es virtual como ésta red y tiene una vida dinámica y con imprevistos como el resto de nosotros, La diferencia es que nosotros solo nos pasamos y leemos el trabajo que depende de la creatividad, inteligencia, dedicación (de tiempo) y foco de Celestacha y si todos esos factores no están en sincronia, lementablemente no es posible este trabajo. Aunque se me ocurre algoo!!!! podríamos pagarle una mensualidad para que pueda dedicarse de tiempo completo a la construcción de este blogg para nosotros y para alimentar su alma tambien. :)

Funes dijo...

Vicky:
primero un gusto volver a encontrarla aquí. Segundo, lo suyo luce como una defensa a la editora ausente, defensa que atribuyo a una especie de solidaridad de "género" muy en boga hoy entre las mujeres que militan en movimientos feministas. Pero lo mío es un elogio a Celestacha: desaparece como por arte de magia. Una artista en el "arte" del escapismo.
En cuanto a pagarle una mensualidad a la editora para que se apegue más al trabajo y desaparezca menos, estoy de acuerdo. Mi único problema es que no tengo un solo peso partido al medio, no consigo trabajo en ningún lado, y debo confesarlo, tampoco lo busco. Por lo que mi aporte sería en especies: he comprado a lo largo de estos años un sin fin de cosas inútiles, bagatelas que las adquirí porque resultaban baratas y no porque resulten precisamente útiles. Entonces puedo aportar por ejemplo: una caja de tachuelas; dos tablas de logaritmos; un atomizador, discos de pasta de 45 rxm; la colección de "Música en Libertad a todo color"; un reproductor pasa magazine; y en fin, muchísimas cosas más.
Si le parece avanzamos en la idea.
Funes.
PD: Deduzco que el que sí puede aportar una buena suma es don Barros Matos. Intuyo que el veterano tiene dinero: el hombre es del Barrio de Agronomía, gente adinerada, pero un tanto estrafalaria.

Barros Matos dijo...

Estimado Funes.- Hay un error y un acierto en sus expresiones hacia mi persona, en esta mención a Houdini. Error repetido: no pertenezco al barrio de Agronomía. Lo visito periódicamente desde que sé que su padre vive en él y deseo encontrarlo sin presentaciones previas. Concurro a los diferentes sitios donde se venden sándwiches de chorizo (vulgarmente choripán y chabacanamente chori) y pregunto si un tal Funes no es habité. En uno de esos sitios me dijeron que había dejado de concurrir, y comprendí la causa al probar un sándwich que tiré al alejarme del lugar. Seguiré intentando. El acierto es su suposición de mi conocimiento sobre ese escapista maravilloso, que tuvo en vilo a sus espectadores muchos años. Su verdadero nombre era Erik Weisz, nació en 1874 y falleció de peritonitis causada por un golpe de puño que perforó el apéndice, en un encuentro donde pretendía demostrar que su fortaleza muscular era inmune a los golpes. A pesar del dolor y la fiebre actuó esa noche, y de ahí fue al hospital donde, instaurada la infección, falleció el 31 de octubre de 1926. Su madre, Cecilia Steiner, según mis estudios de nuestro árbol genealógico, sería prima de mi abuela paterna por parte de padre.
BARROS MATOS
CONTINÚA

Barros Matos dijo...

Creyente en lo paranormal, aseguró a su esposa Bess, que también encontraría la forma de escapar de la muerte y volver, ideando un código que solamente Bess conocería y sabría que era él quien le hablaba. Bess durante mucho tiempo organizó reuniones y al cabo de 10 años y sin encontrarlo, dijo: Diez años son suficientes para esperar a un hombre, y apagó la vela que tenía junto a su foto.
La historia de Houdini es extraordinariamente interesante y muy larga de detallar en este blog. Vale la pena ir a los libros que la relatan, evitando algunos que solamente intentan demostrar, falsamente, que el mago se comunicó después de morir con Bess y otras personas, cosa que no sucedió. Los 31 de Octubre los estudiosos de lo paranormal, entre ellos mi amigo Vilchez, se reúnen invocando a su espíritu. Hasta ahora fracasaron.
BARROS MATOS

Barros Matos dijo...

No tengo más remedio que hacer una denuncia. Sé de buena fuente que aparte de las cosas que detalla Funes estar en su poder,también posée una colección de 1.237 botones de camisa blancos con 4 agujeritos de un valor incalculable, son de nacar y ya no se fabrican. Tenía 2300, pero en èpocas de malaria fue vendiendo algunos.
Yo tengo 3 libros incunables: LA LECHUGA CRIOLLA Y SUS PROPIEDADES, edición de 50 ejemplares en 1921,EL REPORTER ESSO,colección de 10 noticiosos radiales, 2 ejemplares editado en l946,y VIDA ARTÍSTICA DE PEDRO VILONI, edición de autor, de este actor que tuvo un pequeño papel en LAS AGUAS BAJAN TURBIAS, protagonizado por Tita Merello. Pongo a disposición.

Celestacha dijo...

Gente linda de este blog.
Ya ven...me he tomado unos días, no de descanso justamente, pero ruego me esperen, volveré muy pronto !

Me han hecho divertir muchísimo con estas disquisiciones, respecto a mi capacidad de emular a Houdini ( secretamente puede haber algo de razón ! ). Pero más me divirtieron las colecciones de incunables que han puesto a disposición. Yo me quedo con los discos de pasta, por supuesto !!!! y me pongo a bailar con musica en libertad psicodélica. También me quedaría con el libro de propiedades de la lechuga criolla, dada mi afición al vegetarianismo.
Buenas noches

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails