miércoles, 22 de septiembre de 2010

Cambalache

Obra de Jorge Muscia
(De cambiar).
 
1. m. Trueque, considerado con desprecio, jactancia, satisfacción, pesar u otro movimiento del ánimo que se expresa por el tono y el contexto.

2. m. Trueque hecho con afán de ganancia.

3. m. Trueque de diversos objetos, valiosos o no. U. t. en sent. despect.

4. m. coloq. Trueque, con frecuencia malicioso, de objetos de poco valor.

5. m. Arg., Par. y Ur. prendería.

Real Academia Española

Enrique Santos Discépolo: Un genio. realista de su época.
Un profeta del tiempo actual.. Hace 75 años  que compuso la letra y música de un tango que hoy merecería ser expuesto como la acertada  descripción de la sociedad  argentina..
Su tango "Cambalache" lo dice todo. Empieza ubicándonos en el universo al decir: Que el mundo fue y será/ una porquería, ya lo sé./  y de inmediato se instala en su propia época, sin imaginar que la traspasaría como una espada al corazón. Se lanza a una disección despiadada de nuestros vicios, encendido por la inspiración. Adquiere las dimensiones de un profeta al señalar hechos que registra la crónica diaria actual.. Su bisturí es afilado y la indignación lo desborda: las prácticas bochornosas de su entorno, la degradación de valores, la confusión de caminos y de conductas, cargan a este poeta de un pesimismo apabullante. Tal vez confía en que su denuncia genial podrá reavivar la ética, orientar hacia el buen camino y restablecer el perdido sentido común. Que así fuera.

Recordemos la letra del tango:

Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé.
En el quinientos seis y en el dos mil también.
Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafas,
contentos y amargado, baronés y dublés.

Pero que el siglo veinte es un despliegue
de maldad insolente, ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcados en un merengue
y en el mismo lodo,todos manoseados

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor,
ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador,
Todo es igual!! Nada es mejor!!
Lo mismo un burro que un gran profesor.
No hay aplazados ni escalafón,
los ignorantes nos han igualao

Si uno vive en la impostura, y otro roba en su ambición,
da lo mismo que sea cura, colchonero, Rey de Bastos,
caradura o polizón.
Igual que en la vidreira irrespetuosa
de los cambalaches se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remache,
ves llorar la Biblia junto al calefón.

Es lo mismo el que labura,
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros, que el que mata,
que el que cura o está fuera de la ley.

FuenteNota en el diario La Nación 

11 comentarios:

Funes dijo...

Cambalache es una palabra vigente gracias al tango de Discépolo.
El poeta utiliza la palabra en el sentido de negocio de venta de cosas viejas, usadas, “descangayadas”, (linda palabra esa también).
Los cambalaches han ido desapareciendo. Conspiraron contra ellos el concepto de “vida descartable”: hoy las cosas no duran nada, son efímeras. Recuerdo bien que mi bisabuela Sara aceptó finalmente cambiar su heladera “Siam”. La había tenido por “tan solo” 25 años y se jactaba que “la bocha” (parte del motor) jamás había sido tocada por nadie. Y lo decía como si se tratara de la virginidad de una hija soltera. Bien. La cosa es que la heladera Siam fue a parar a un cambalache: alguien la compró y siguió funcionando. Hoy esto es imposible: la filosofía de la “vida descartable” hace que, mas temprano que tarde tiremos y compremos nuevo. Los jóvenes de hoy no pueden comprender que se fabrique una cosa para el uso cotidiano y dure muchos años. Es como que si dura, no sirve. Y es tan profundo ese concepto que también nos hemos ido acostumbrando a que la vida humana en definitiva, también es descartable.
Pero se algo: hay una misteriosa organización secreta, una “secta”, que está integrada por personas que no saben que pertenecen a ella. La integran aquellas mujeres y hombres diferentes, que se conmueven ante una reja de un balcón; que usan con naturalidad el "por favor" y el "gracias"; que se maravillan viendo un espejo enmarcado hace 70 años y que está en uso, o como en mi caso, que amamos los cafetines, los boliches infames y fabulosos y las charlas mundanas e interminables.
Bueno. Estos tipos aman los cambalaches. Y cuando descubren uno entran a “bichar”, a mirar qué hay de “nuevo bien viejo”.
(sigue)
Funes

Funes dijo...

(sigue)
Como decía, quedan pocos cambalaches. Los había tupido en Buenos Aires, en los barrios de San Telmo y Monserrat, pero hoy esos negocios venden en dólares cosas nuevas con “pinta” de viejas a los turistas extranjeros y a los snobs porteños. En Montevideo, en el barrio “Ciudad Vieja” (de una geografía muy similar al San Telmo de antes) quedan algunos. Y en la plaza de la Matriz, en ese mismo barrio, los domingos se instalan cientos de puestos que venden cosas antiquísimas. Es un “gran cambalache” en donde uno puede comprar monedas viejas; juegos de cubiertos de mesa del año de “maría castaña”; molinillos antiguos para moler café; platos de porcelana; cámaras fotográficas de 1930; diarios de principios del siglo XX; partituras musicales.
Allí me compré cierta vez una “vitrola” de 1920. Y también allí me agencié de los cuchillos de Juan Muraña, un malevo de Palermo y el de Iberra (otro malevo) con el cual éste mató a su hermano “el Ñato” porque debía mas muertes que él y así matándolo “igualó los tantos”. Borges retrató a ambos en el cuento “Juan Muraña” y en el poema “El Tango”… y a ambos cuchillos los tengo yo (por una historia que no contaré porque me tratarían de mentiroso, una historia increíble que comienza en una charla entre Borges y ese joven que fui, bajo la lluvia en 1982 y termina en el bar “el hacha” de Montevideo con Faustino Waldemar Iberra entregándome para siempre ambos cuchillos).
En fin

Viejex dijo...

Digame una cosa, Funes. Si ha tenido el privilegio de conversar con Borges de malevos (usted lo afirma y yo le creo) intuyo que usted es un buen conocedor de su obra.

En ese carácter, quizás usted pueda sacarnos de una duda a un tal Gaucho Santillán y este servidor: ¿usted sabe si la milonga del muerto la escribió a propósito de Malvinas? Vi por ahí que la publicó en 1985 en "Los conjurados"

Abrazo, campeón.

Celestacha dijo...

Funes, he quedado perpleja frente a conocer que ha estado sentado con Borges. Trato de pensar en qué estudios estaría ese joven, el color de esa charla, si fue un encuentro planeado o casual...en fin...creo que quiero conocer más detalles.
Abrazos

Funes dijo...

Mire estimado Viejex, debo decirle que mucho no lo puedo ayudar solo conozco de muchas cosas muy poquito o casi nada de cada una; una no obstante lo cual, en "Los conjurados", existen dos escritos que parecerían vinculados a la guerra de Malvinas; uno el que ud. informa "milonga del muerto" y el otro titulado
"Juan López y John Ward". Este último dice:

"Les tocó en suerte una época extraña.
El planeta había sido parcelado en
distintos países, cada uno provisto de lealtades,
de queridas memorias, de un pasado
sin duda heroico, de derechos, de agravios,
de una mitología peculiar, de próceres de
bronce, de aniversarios, de demagogos y de
símbolos. Esa división, cara a los cartógrafos,
auspiciaba las guerras.

López había nacido en la ciudad junto al
río inmóvil; Ward, en las afueras de la ciudad
por la que caminó Father Brown.
Había estudiado castellano para leer
el Quijote.

El otro profesaba el amor de Conrad, que
le había sido revelado en un aula
de la calle Viamonte.

Hubieran sido amigos, pero se vieron
una sola vez cara a cara, en unas
islas demasiado famosas, y cada
uno de los dos fue Caín,
y cada uno, Abel.

Los enterraron juntos. La nieve
y la corrupción los conocen."

El tipo escribe este libro y lo publica en 1985. Fue su última publicación. Al año siguiente se muere. Previo se casa con Kodama y se raja del país. Obviamente que los literatos e investigadores refieren a estos dos escritos como vinculados con la guerra en el sur, lo que parece casi evidente. Pero con Borges nunca se sabe: en los comienzos de su obra literaria publicó un libro "Cuaderno San Martín". Los "genios" escribieron miles de renglones para explicar porqué eligió ese título. Borges los dejó divagar...callaba, hasta que habló: lo tituló así porque los poemas del libro fueron escritos en un cuaderno de.... editorial San Martín, que era como editorial Rivadavia que hacían cuadernos para la escritura de los escolares. En fin...
Funes

Funes dijo...

viejex: quedé intrigado. Hice consultas y me encontré con un reportaje que le hacen a Borges en España en junio del 85 en ocasión de estar presentando en Madrid "los Conjurados". Allí el tipo reconoce que la "milonga del muerto" (que primero tituló "milonga del soldado" pero estaba registrada) está dedicada al tema Malvinas. Pero, honestamente, no se si creerle.
Aprovecho este comentario don viejex, para consultarlo yo a usted: el tal Gaucho Santillan amigo suyo, ¿es el mismo al que le dedicaron el chamamé "mire amigo Santillan" compuesto por Mondragón y Afredo Cosso y que inmortalizaran los fabulosos "Hermanos Cuestas"???
De ser así,el tal gaucho Santillan es todo un personaje. Deducía yo que había finado el hombre, pero si hablamos de la misma persona, por lo visto está de este lado del mostrador todavía. Pásele mis saludos y pregúntele cuál es el precio de la fama, él que es destinatario de una canción tan famosa....
Un abrazo
Funes

Viejex dijo...

Las pocas veces que lo he visto en un reportaje en vivo yo era muy chico y desconocía absolutamente su obra. Ahora no conozco mucho más (leí por ejemplo un cuento soberbio llamado "las ruinas circulares" o aquel hermoso soneto a Buenos Aires que incluye esa frase increíble "..no nos une el amor sino el espanto") pero me alcanzó para reconocer su genio.

En aquel entonces no entendía ni sabía de su gusto por la ironía, y hasta me molestaba mucho la aparente falsa modestia de su muletilla "disculpe mi ignorancia" que satirizaba un humorista llamado Mario Sapag.

Que cosa! "La experiencia es un peine que te dan cuando te quedas pelado" decía con mucha razón Bonavena.

El gaucho Santillán es el seudónimo (ahora los mocosos le dicen "nick") de un muchacho que escribe en Bloguetia. Seguramente se inspiró en aquel otro para homenajearlo.

Funes dijo...

Viejex, usted alude a un poema fundamental, dedicado por Borges, el mas genial escritor argentino (junto a Sarmiento en mi opinión), a Buenos Aires. Lo transcribo y al final, hago un omentario

"Y la ciudad, ahora, es como un plano
De mis humillaciones y fracasos;
Desde esa puerta he visto los ocasos
Y ante ese mármol he aguardado en vano.
Aquí el incierto ayer y el hoy distinto
Me han deparado los comunes casos
De toda suerte humana; aquí mis pasos
Urden su incalculable laberinto.
Aquí la tarde cenicienta espera
El fruto que le debe la mañana;
Aquí mi sombra en la no menos vana
Sombra final se perderá, ligera.
No nos une el amor sino el espanto;
Será por eso que la quiero tanto".

Este genio recibió innumerables homenajes. En 2003, en Ginebra bautizaron una calle con el nombre "Jorge Luis Borges". Ese mimo año, en Argentina, el Concejo Deliberante de Quilmes rechazó por una amplísima mayoría un proyecto de imponer el nombre de "Borges" a una calle quilmeña. El argumento esgrimido por el concejal que propuso el rechazo fue que "¨José¨Luis Borges" era un "vendepatrias" aliado incondicional de los ingleses y enemigo de la cultura popular.
Es por ello que sostengo don Viejex: de nuestros gobernantes podemos decir cualquier cosa, menos, que no los merecemos.
Cómo me duele la Argentina, carajo!
Funes

Viejex dijo...

Precisamente a ése, que conocí en un raro libro de Eduardo Gudiño Kiefer y que se titulaba, precisamente "Será por eso que la quiero tanto" donde el soneto hacía de introducción a la trama y al final parece un epílogo.

Que curioso, ¿no? arrancamos con "cambalache" y terminamos hablando de Borges, del Gaucho Santillán, los Hermanos Cuestas, Gudiño Kiefer y apenitas mencionamos a Discepolín...

Que hermosa palabra.

Funes dijo...

Es cierto amigo viejex.... podríamos pedirle a la editora en todo caso, que nos regale en Alma de Diamante una entrada vinculada a Discepolo y entonces allí podremos despacharnos a gusto....
Salude al Gaucho Santillan de mi parte y pásele mis respetos por rendir homenaje al protagonista del chamamé que inmortalizaran para la posteridad los Hermanos Cuestas.
Funes

Celestacha dijo...

En qué labor me ha puesto, Funes, sin embargo no puedo menos que intentarlo. Eso sí, déme un tiempo, que voy a estar bajo la lupa y no puedo pasar papelones. Realmente los comentarios me han dejado sin comentario, y no estoy acostumbrada !!! pero con uds. Señores, me pasa siempre.
Saludos !

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails