martes, 6 de julio de 2010

Jalde

video

El romanticismo de Claude Monet
Video creado por Celestacha

(Del fr. ant. jalne, y este del lat. galbĭnus, de color verde claro).
1. adj. Amarillo subido.

Real Academia Española

Jalde es un amarillo encendido, intenso, mientras que la palabra amarillo designa un tono más pálido. Esta palabra es un adjetivo poco usado que tiene por sinónimos las palabras gualdo, ocre, pajizo, dorado, rubio y leonado.
Rastreando su orígen y luego de leer mucha información de sitios dedicados a pintores en relación a pigmentos que se obtenían muy lejos en el tiempo y nos llegan desde el Medio Oriente, hallo una página que hace un breve resumen para introducirnos en el tema: Hurgapalabra.
Vale la pena citarlo textualmente.

El yellow inglés (geolu en inglés antiguo) es etimológicamente hablando el mismo giallo del toscano italiano, jaune del francés (que antiguamente era jalne), gelb del alemán, želvas del lituano, y un largo etcétera de derivados de la raíz proto-indoeuropea *GHEL- que pueden rastrearse por toda Europa y más allá, en el polaco, ruso, sánscrito, avesta, etc.
Lo curioso de esta raíz *GHEL- y de sus descendientes - es que en ella se confunden las nociones de amarillo y verde. Tanto el latín galbus, galbinus como el griego khloros (del que proviene nuestro cloro) estaban por “amarillo verdoso”. Hay quien opina que la confusión entre verde y amarillo puede deberse al hecho de que estos nombres de colores se habrían aplicado principalmente a la vegetación, que oscila durante el año entre ambos tonos.
Pero si *GHEL- =”amarillo” triunfó en tantos idiomas, ¿cómo es posible que no haya cruzado los Pirineos? ¿Hay acaso algún rastro de esta palabra en español?
Pues bien, ¡sí lo hay!, aunque se trata de un descendiente que ha caído hoy en algo muy parecido al olvido. Me refiero a la palabra jalde.
Así que ¡ya ven! Tenemos, después de todo, a nuestro jalde, pariente cercano de yellow. El término es de rancia prosapia ibérica. Ya Alfonso el Sabio escribía en su General Estoria, hacia 1270:
E aquellas mugieres que afeitavan a Josep pusiéronle una redeziella sobre los cabellos labrada con aljófar e con piedras preciosas, e vistiéronle paños de seda jalde labrados con oro e con plata a señales de ruedas vermejas por sus logares otrossí con oro.
El término jalde se usó especialmente para describir sedas y pañuelos, y también como nombre de un mineral muy tóxico, el sulfuro de arsénico, más conocido como oropimente, que fue uno de los pocos colorantes de tono amarillo anaranjado usados históricamente por los pintores hasta que en el siglo XIX se descubrió el Amarillo de Cadmio.
No podemos afirmar que el término esté muerto. El CORDE me enseña que Azorín lo emplea un par de ocasiones, y Antonio Machado dice en Otras canciones a Guiomar:
Abre el rosal de la carroña horrible
su olvido en flor, y extraña mariposa,
jalde y carmín, de vuelo imprevisible,
salir se ve del fondo de una fosa.
Sería bueno revivir un poco a jalde, ¿no? Sobre todo lanzo esta sugerencia a los poetas, que pueden sacar provecho del encanto que tienen las palabras no ajadas por la cotidianidad.

5 comentarios:

vicky dijo...

Bellisimo videoo!!! me encanto el piano??es de keit????
¡Vamos, arriba el Arcaa!!

...esperando comentarios de Funes...

Funes dijo...

"Los sábados de ese otoño único, me encontraba a la tardecita con Julieta en la esquina de Intendente Achával y Flores, y caminábamos presurosos a la plaza Elcano. Allí nos sentábamos a esperar esa hora única y exacta, y mientras, tomábamos mate, cosa rara en dos chicos de 16 años. Y de pronto todo ocurría: el cielo cambiaba su celeste profundo por un lila pálido y el sol teñía todo de un oro inmenso e indescriptible. Todo: las hojas de los árboles, la gramilla, las flores y el pelo rubio y ondulado de julieta... y nos quedábamos en silencio unidos por la contemplación y el amor guardado adentro. Ese espectáculo que quiero describir y no alcanzo con las palabras, duraba apenas unos minutos. Un sábado le pregunté a Julieta qué color era ese amarillo distinto que por unos instantes bañaba de oro toda la enorme plaza y su rostro, sus manos, su cabello.
Al sábado siguiente, cuando repetíamos el ritual de llegar a la plaza, ocupar el banco frente a la estatua del navegante y esperar el minuto exacto del cielo lila y el mundo color oro, Julieta me dijo con el mate entre sus manos y el alma en su mirada: "jalde... Funes, el color es jalde"... y nos quedamos de nuevo en silencio, ella formando parte de tantas maravillas y yo conteniendo y ahogando en mi pecho los enormes deseos de besarla..."
Funes

Celestacha dijo...

Usted es un poeta Funes, un poeta orillando las sensibilidades y los recuerdos, con una enorme capacidad de revivirlos en el corazón de los pobres mortales. Ud. es un profundo romántico, además.
Nunca mejor explicada la palabra jalde. Un lujo, Funes.
Saludos

Funes dijo...

Gracias Celeste!
Sus palabras son medicina para mi alma!
Funes, "el Fruslero"

Anidara dijo...

Qué linda palabra! (gracias Celestacha, por descubrirla).
Y al ser acompañada por esa música... cómo olvidarla, hace que se nos pegue en todos los sentidos.

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails