lunes, 12 de julio de 2010

Decoro

(Del lat. decōrum).

Ilustración de Fred Calleri
1. m. Honor, respeto, reverencia que se debe a una persona por su nacimiento o dignidad.

2. m. Circunspección, gravedad.

3. m. Pureza, honestidad, recato.

4. m. Honra, pundonor, estimación.

5. m. Nivel mínimo de calidad de vida para que la dignidad de alguien no sufra menoscabo. Su sueldo le permite vivir con decoro.

6. m. Arq. Parte de la arquitectura que enseña a dar a los edificios el aspecto y propiedad que les corresponde según sus destinos respectivos.

7. m. Ret. En literatura, conformidad entre el comportamiento de los personajes y sus respectivas condiciones sociales.

8. m. Ret. Adecuación del lenguaje de una obra literaria al género, al tema y a la condición de los personajes.

guardar el ~.

1. loc. verb. Comportarse con arreglo a la propia condición social.

guardar el ~ a alguien o a algo.

1. loc. verb. Corresponder con actos o palabras a su estimación o a su merecimiento.

Real Academia Española

Gracias Ana !!

5 comentarios:

Funes dijo...

Qué interesante esta palabra que propuso Ana!
Generalmente es escuchada en el ámbito de los ingresos de la gente para "vivir con decoro". Yo no tengo ingresos porque no consigo trabajo (reconozco que tampoco lo busco afanosamente) y entonces en mi casa la usan para conmigo en otro sentido: por ejemplo, cuando se ha discutido comprar tal o cual cosa y quise opinar, enseguida me han dicho: "che, Funes, tené al menos el decoro de quedarte en silencio". Aquí se vincularía entonces con la conducta (inoportuna en mi caso de querer opinar sin derecho a hacerlo).
Ana cuando propone la palabra vincula decoro con la decencia en lo relativo a la moral sexual... ahí el tema se complica y tiene otras aristas mas complejas, porque en lo vinculado a las actividades amatorias hay dos millones de opiniones, donde influyen las iglesias, las creencias, los tabúes, los prejuicios, las culturas, la historia y un montón de etcéteras mas.
Funes

Funes dijo...

Fui al bar. Estaban todos.
“Che, Funes… tenga el ´decoro´ de al menos, hacerle llegar un presente a la editora” me dijo con inusual seguridad Guiraldes el mas importante historiador argentino inédito. Claro, llevo todos los días el impreso de la publicación del blog y así conocieron la confesión de Celeste: cumple años esta semana!!! Cardona, mi vecino y gran mentiroso, contradijo a Guiraldes y me sugirió que me escude en una mentira para evitar hacerle llegar un regalo. Grandia el más viejo y sabio silbador del país me dijo “ni se le ocurra silbarle de regalo un vals o un tango: recuerde lo que le pasó al amigo Dellareta (el tipo le silbó a su novia el vals “desde el alma” y la novia lo abandonó para casarse con el contador Umpierrez). Precisamente, el propio Dellareta mientras tomaba el vasito de soda confirmó lo que dijo Grandia, mientras Umpierrez, sentado a su lado, (co-protagonista de la historia) asentía con la cabeza mientras con su vozarrón gritaba “che, cotorra, (el mozo) traéme otro cortado”. Acevedo, el dueño de la librería “papeles de oriente” la más importante librería de libros viejos del país me sugirió: “che Funes, pásese por la librería y elija lo que quiera y se lo manda por correo argentino”. En ese mismo momento el boticario se hizo el distraído y empezó a charlar con Balceda, el más importante filósofo argentino, retirado del Ferrocarril Urquiza (retiro voluntario). Claro: entiendo a mi amigo el boticario: no tengo laburo (sinceramente tampoco lo busco afanosamente) y mi cuenta en la farmacia y perfumería está fuera del punto de equilibrio. Caverna, el tachero que se ganó el viaje a Italia en el concurso de Radio Splendid, se ofreció a llevar –gratis- en su taxi, el regalo que fuera. Tachuela (otro taxista contertulio de nuestra mesa en el bar “dos cuchillos”) preguntó “¿pero en definitiva, qué día es el cumpleaños y cuántos cumple?” a lo que Acevedo inmediatamente le respondió “pero Tachuela, no sea atrevido… tenga un mínimo de ´decoro´: cómo va a preguntar la edad de una mujer?”.
Así estaban las cosas ayer, en el café, en la mesa de siempre.
De pronto, habló Balceda, filósofo, y todos escucharon con atención: “che, Funes, haga esto: usted se comunica con Celeste y le dice que todos nosotros le mandamos desde “dos cuchillos” nuestro bar de esquina, un saludo caluroso por conmemorarse un nuevo aniversario de su natalicio y no se olvide de agradecerle por ser de alguna manera, parte de nuestras charlas cotidianas gracias a su periódico…. Ahhh… me la invita un día de estos para que se corra hasta aquí así charlamos de cualquier cosa… tema libre….El viaje hasta el bar es gratis: Caverna la busca y la lleva en su taxi, y los cafés que tome, corren por cuenta del Contador Umpierrez”. Cuando terminó, todos asintieron.
Así que Celeste: con todo el ´decoro´ de parte de los muchachos de mi barrio: Feliz Cumpleaños!!!!!!!
Funes

Celestacha dijo...

Hola Funes,
qué halago !!!! que la pandilla de "Dos cuchillos" me haga semejante regalo, y me tenga presente en sus charlas es todo un honor para mí.
Es que cuento con un embajador de lujo !!. Los muchachos del bar y sus historias se me dibujan como personajes de una novela. Y quizá sean todos personajes ficticios, pero quién dice qué es y qué no es ficticio...en definitiva tienen vida para nosotros. Sea ocmo fuere, mi cumpleaños es el día viernes, día 16, y seguro recibiré por el astral toda la alegría que me mandan.
...los abandoné con los post...tengo que retomar. Pero a cambio he preparado una presentación de una intensa artista mexicana que puede ver, en pantalla grande ( buscar la opción fullscreem) desde mi blog de Alma de diamante. La artista se llama Erika Kuhn. Además de esos menesteres, no estuve sintiéndome bien. Pero ya estoy al ruedo nuevamente.
Un gran afecto para Ud. y toda la barra.

Funes dijo...

Qué es lo ficticio y qué lo real? En donde o en qué radica la existencia de las cosas o de las personas?
"Hay un bar en la esquina. Tiene ventanales grandes a la calle. El piso del bar es viejo, de baldosas gastadas por miles de anónimos zapatos. El mostrador es de madera. Las mesas también, como las sillas: viejas, gastadas. En el bar de esa esquina todo es infame y fabuloso. En su puerta vidriada se ven dibujados dos cuchillos. Allí adentro está ese hombre anónimo y necesario, que no veremos mas. Quidam. Están también una barra de personajes (un historiador frustrado, unos tacheros, un librero, un boticario, un contador, unos tipos que silban por las calles, un ex ferroviario que habla como filósofo) y un escritor fruslero, de cosas que a nadie les importa demasiado. Ellos hablan de todo y se detienen a intercambiar ideas sobre palabra... ese escritor fruslero les lleva todos los días un “diario” de una mujer/editora que rescata palabras. Y los tipos discuten y cuentan historias mientras toman café. ¿Existe ese diario? ¿Existe el contador Umpierrez? ¿Existe la muchacha que, enamorada del silbador Carlos Dellareta lo abandonó y se casó con el contador Umpierrez luego de que el silbador le dedicara el vals "desde el alma"?¿Existe la editora del diario? ¿Celeste, la editora, "es" o solo es una ilusión como el color de su nombre?
O por el contrario ¿es todo fantasía, es todo un sueño de un infeliz que inventa todo esto para sentirse vivo “creando” un mundo a imagen y semejanza de su trasnochada alma divagante?
Yo solo se que hay muchas realidades.
Y también se (necesito saber) que hay un barrio. Hay un diario que rescata palabras. Hay días frios y una editora que resiste a abandonar su diario....
....Y hay un bar en la esquina...."
Funes

Celestacha dijo...

Funes, no sé porqué se me hizo un nudo en la garganta y querría tener un rincón para llorar a solas.

Sepa disculpar.
Saludos.

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails