miércoles, 2 de febrero de 2011

Intersticio

Óleo de Alex Alemany
(Del lat. interstitĭum).

1. m. Hendidura o espacio, por lo común pequeño, que media entre dos cuerpos o entre dos partes de un mismo cuerpo.
2. m. intervalo (‖ espacio o distancia entre dos tiempos o dos lugares).

Real Academia Española

...en  cada intersticio de tu piel dorada,
las rutas del cielo recorro despacio...

2 comentarios:

Edit dijo...

Es una palabra me trajo a la memoria un ser querido que la usaba mucho.
La imágen es bellísima.
Y los versos un regalo al alma.
Cariños Cele.

Funes dijo...

INTERSTICIO
Te busco denodadamente. En los rostros que pasan a mi lado en las calles, en las manos que adivino tomando el pocillo de café en la mesa de cada bar. Trato de descubrirte mirando las espaldas de las mujeres que se alejan de mí. En las miradas furtivas. En el sonido de tu nombre pronunciado por un desconocido en el momento justo en que le pago al cajero del supermercado.
Pero te busco porque te siento tan cerca, tan próxima. Y ni siquiera te conozco.
Pero con solo cerrar mis ojos siento que tu aroma me penetra y que es tu alma, disfrazada de manos sanadoras las que toman mi corazón para acariciarlo y sanarlo. Pero aquí estoy, llorando solo y desparejo. Porque cerrar los ojos para sentir implica luego de un segundo que nunca es infinito, abrirlos para darme cuenta que debo seguir buscándote. Denodadamente. Porque se que estás ahí, tan cerquita, tan pegada a mi. Pero el intersticio que nos separa es al final de cuentas, un mínimo espacio de tiempo o de lugares, o de las dos cosas a la vez. Pero entre el espacio que hay entre cerrar los ojos, sentirte y luego abrirlos para saber que no estás, y este intersticio de sentirte cerca, casi adentro mío sabiendo que no puedo alcanzarte, y que me obliga a buscarte afanosamente detrás de cada rostro, hay una diferencia tremenda. Es aquella que demuestra que por mínimo que sean los espacios, algunos son igual al infinito. Un milímetro, un segundo de intersticio entre vos y yo, es al final y para siempre un universo inabordable de distancias. Entonces, solo me queda cerrar los ojos. Sentirte. Y abrir los ojos.
Y llorar.
Funes

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails