lunes, 7 de febrero de 2011

Cocoliche

Óleo de Carlos Ferreyra
1. m. Arg. y Ur. Jerga híbrida que hablan ciertos inmigrantes italianos mezclando su habla con el español.

2. m. Arg. y Ur. Italiano que habla de este modo.

Real Academia Española

Quizás pueda definirse al cocoliche como una variedad mixta de español y de dialectos y lenguas italianas cuyo uso era casi exclusivamente hablado (oral). El Cocoliche era hablado por los inmigrantes italianos que vivieron en la ciudad de Buenos Aires, Argentina (y se volvieron "porteños") y en la ciudad de Montevideo, Uruguay, y que formaban, entre 1880 y 1930, más de un 40% de la población de la ciudad.
Tal variación lingüística fue usada en el teatro popular argentino (el sainete e incluso en el circo criollo— como aquel que fundaron los Hermanos Podestá—) en donde aparecía el personaje cómico "Cocolicchio", caricatura de un italiano del sur.
El cocoliche en cuanto caricaturización se basó en la forma de entonación "italiana" de las palabras y la frecuente mutación del fonema [g] por [k]: amigo/amico, y la pronunciación de la "c" española antes de vocal como una "ch": dice/diche; quizás la más remota etimología derive de la pregunta en mezcla de italiano y español "¿q(ué)co(sa) (è) lo (que) dic(h)e?".
Con el tiempo el cocoliche se fue oyendo cada vez menos, probablemente debido a la desaparición de los inmigrantes que lo hablaban, pero muchas de sus palabras hoy en día se encuentran formando parte del lunfardo.

Ejemplos:

laburar como sinónimo de trabajar
fiaca (fiacca: flaqueza en italiano) desgano, pereza
mufa (moho): fastidio y también mala suerte
gamba (pierna) alguien que ayuda o tiene buenas intenciones, también cien pesos porque "ayudan"
gambetear: esquivar
minga: nada
yeta (de gettare: lanzar) mala suerte
yira/yiro( de girar, dar vueltas) prostituta callejera
atenti (atentos) atención
salute (salud)
cuore (corazón) si alguien dice te quiero de cuore quiere decir te quiero con el corazón.
Birra (cerveza) se sigue utilizando ampliamente hoy en dia

3 comentarios:

Funes dijo...

“Cocoliche” es una palabra muy especial para mi. En cuanto hoy ingresé al blog y ví que esta era las palabra del día, mi mente viajera me subió cual alfombra mágica a los recuerdos de la infancia, y a mi padre en una tardecita de verano, él sentado en un sillón de lona en el patio de casa para tomar el poco aire caliente que casi ni circulaba.
Y a su alrededor nosotros, sus hijos. Saltando, correteando y algunas de las veces peleando. Y entonces mi viejo me acariciaba la cabeza y me decía con dulzura “quedate quieto cocoliche enloquecido”.
Y es así que siempre utilicé y “sentí” esa palabra con un significado diferente al que realmente tiene. Para mi “cocoliche” era sinónimo de revoltoso, inquieto, mocoso incansable.
Los años pasaron. Y no obstante la definición de “cocoliche” como palabra que determina una forma del lenguaje, para mi siempre tendrá el significado que le daba mi papá cuando me reprendía con dulzura para que me tranquilice y lo deje escuchar tranquilo “La noche con amigos” de Radio “El Mundo” conducido por Leonel Godoy. Y justo que empieza a sonar los acordes de “El Entrerriano”, ahí estoy yo revoloteando y metiendo barullo, y mi viejo “quedate quiero, cocoliche enloquecido”.
Y ahora que ya soy un tipo grande, que distingo el camino recorrido como más largo del que queda a recorrer, cada vez que mi viejo quiere hacer algo que no debe porque los médicos no lo dejan, abro el cajón de los más dulces recuerdos, lo miro fijo y le digo “pero… papá… eso no podés hacer… quedate quieto, cocoliche enloquecido”.
Y cuando le digo así siento que no es ni mas ni menos que la felicidad en un patio de baldosas rojas, en pleno verano, con papá sentado en su sillón playero,con su radio “Tonomac 7 mares”, mi vieja lavando los platos en la cocina, y el sonido de la orquesta del Pepe Basso que justo en el momento en que comienza, escucho a mi viejito que me dice “pero ché… dejame escuchar! Quedate quieto cocoliche enloquecido”.
Funes

Celestacha dijo...

Hola Funes !! yo creo que tiene su sentido, si lo pensamos asi: cocoliche es un mamarracho de lenguaje, medio extranjero, medio español y siempre medio inventado. Llamarte "cocoliche" era como llamarte "mamarrachito" cariñosamente. Reconozco la escena, todos tenemos un común denominador de nuestra infancia...todos los que compartimos una generación.
Abrazos infantiles para Ud.

Edit dijo...

Muchos argentinos hablamos cocoliche entonces...
A mi me cabe el apelativo sin dudas, je, je...
Cariños Cele..

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails