domingo, 17 de octubre de 2010

Mamporro

Ilustración Coyote y Correcaminos
(De mano y porra).

1. m. coloq. Golpe, coscorrón, puñetazo.

Real Academia Española

Mamporro, coscorrón, tortazo, bofetada, soplamocos ( más antigua ) sopapo ( más cercana ). Todas recorrieron nuestra infancia, porque lejos de sospecha alguna de violencia doméstica, quién no "recibió un mamporro" alguna vez siendo niños ?. Quién no sufrió la legendaria amenaza: Si seguís portándote mal vas a ligar un mamporro ?. Además, si prendíamos la tele, nuestros programas infantiles, al estilo El gordo y el flaco, Los tres chiflados, las películas del oeste protagonizadas por Trinity ( Terence Hill y Bud Spencer ) y el Chavo del 8, no hacían más que propinarse golpes. Porque de eso se trataba en definitiva. Buscar un motivo y dirimir diferencias a los mamporros.

2 comentarios:

Funes dijo...

Qué buena palabra! Claro que sí!. Y qué buena su aclaración Celeste en cuanto al "mamporro" y la violencia doméstica.
Me animo a afirmar que los que fuimos receptores no cotidianos pero si frecuentes de mamporros podemos afirmar precisamene que nada mas lejos de la violencia doméstica que el hoy querido y nunca bien ponderado mamporro.
El mamporro era eso: el coscorrón, el sopapo, el "chirlo" pero dado mas que con violencia, con fuerte contenido moral.
Nos advertían el "no" consistente y sin discusiones, nos mandábamos la macana igual y entonces venía el aleccionador mamporro que nos causaba mas dolor espiritual que físico.
Mi viejo era -es- padre cariñoso y comprensivo. Y sobre todo, conversador con sus hijos. Pero el tipo dormía la siesta... y era sagrada. Haber perturbado la siesta haciendo barullo en el patio de casa, de baldosas rojas gastadas, con mis amigos Cacho, Carlitos, mis hermanos, me llevó a recibir algunos mamporros memorables. Se despertaba el viejo y ardía troya.
Mañana lo invitaré a tomar un café a mi viejo y le hablaremos de esta palabra!
Funes

Viejex dijo...

Tal cual, Funes. El mamporro oportuno es una tradición en bancarrota porque la mayoría se ha pasado de la raya en su aplicación.

Porque el mamporro no tiene que ser cotidiano sino excepcional, no tiene que ser violento sino medido,y por sobre todoporque tiene que dolerle más, mucho más al padre que al hijo.

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails