lunes, 9 de agosto de 2010

Contumelia

Ilustración de Fred Calleri
(Del lat. contumelĭa).

1. f. Oprobio, injuria u ofensa dicha a alguien en su cara.

sacar a alguien la ~.

1. loc. verb. coloq. Chile y Perú. Golpearlo con rudeza.

Real Academia Española

La contumelia involucra seriamente el honor de una persona, en tiempos en que el honor era salvaguardado como el más alto valor. Tiempos aquellos en que las personas hasta se quitaban la vida por honor. Creo que con la devaluación del concepto de honor ha ido también desapareciendo la palabra contumelia.
Cuán importante era en aquellos tiempos en qué grado se involucraba el honor de una persona, que en los tratados de moral cristiana, por ejemplo, se marcan distinciones entre una injuria, viruperio e improperio. Son diferencias en la gravedad y por tanto en el grado de pecado implicado en dichas acciones, en relación al daño causado en el honor de alguien.
He aqui una cita de la suma Telogógica Parte II-IIae - Cuestión 72, de Santo Tomás de Aquino (1225-1274),acerca de la contumelia. Leer más...

"1. Las palabras, en cuanto a su esencia, esto es, como sonidos audibles, no causan daño alguno al prójimo, a menos que fatiguen el oído, por ejemplo, cuando uno habla demasiado alto. En cambio, en cuanto que son signos representativos de algo para llevarlo al conocimiento de los demás, pueden ocasionar muchos daños, entre los cuales está el que el hombre sea lesionado por el detrimento causado de su honor o de su respeto que otras personas deben manifestarle. Por eso, es mayor la contumelia si uno echa en cara a otro sus defectos en presencia de muchos. No obstante, aun diciéndoselos a solas al interesado, puede existir contumelia en cuanto que el que habla actúa en contra del respeto del que oye.
2. Uno deshonra al otro de hecho en tanto en cuanto aquellos actos realizan o expresan lo que está contra el honor de éste. De estos dos casos, el primero no pertenece a la contumelia, sino a una de las especies de injusticia de las que ya se ha tratado (q.64-66); mas, en el segundo supuesto, hay contumelia en cuanto que los actos pueden tener la fuerza de las palabras en el significado.
3. El vituperio y el improperio consisten en palabras, como también la contumelia, porque por medio de todos estos casos se revela un defecto de alguna persona en detrimento de su honor. Ahora bien: tal defecto puede ser de tres clases, a saber: primera, defecto de culpa, que se descubre por palabras ultrajantes. Segunda, defecto en general de culpa y de pena, que se revela por el término vituperio, porque la palabra vicio puede aplicarse no sólo al defecto del alma, sino también del cuerpo, y por eso, si uno dice de una manera injuriosa a otro que está ciego, le infiere ciertamente un vituperio, mas no una contumelia; pero si uno dice a otro que es ladrón, no sólo le vitupera, sino que también le acarrea contumelia. Por fin, otras veces resalta uno a otro el defecto de bajeza o de pobreza, lo cual también atenta al honor, que es consecuencia siempre de alguna excelencia. Y esto se hace por las palabras de improperio, lo que sucede propiamente cuando uno recuerda a otro de forma injuriosa el socorro que le prestó cuando sufría necesidad. De ahí que diga Eclo 20,15: Dará poco y echará en cara mucho. Sin embargo, a veces ocurre que una de estas denominaciones es tomada por la otra..."

2 comentarios:

Viejex dijo...

Que cuestión la del honor, y cuantas atrocidades se han cometido y aún se cometen en su nombre.

Hace poco publicaron una noticia de una mujer al que un líder talibán le arrancó la nariz y una oreja porque había sido violada en su ausencia.

Siempre que oigo cosas así creo que quien lo hace tiene que creer que lo que hace es lo más natural del mundo, y me pregunto cuantas locuras semejantes estaremos haciendo nosotros hoy y no somos conscientes.

Fíjese, Celeste, que al principio escribió "viruperio" en lugar de "vituperio".

Funes dijo...

Qué buena y completa esta entrada.
Me gustó mucho y me parece también muy oportuna la opinión del Sr. viejex.
El honor herido ha movilizado a atrocidades, es cierto. Ante la ofensa que hiere el honor hay quienes deciden "dar la vida" por salvar su honra. Y creo que eso es una soberana estupidez. "morir por honor" me parece una brutalidad. Creo que hay que vivir por honor y no dar la vida por él.
Hoy fui al bar después de varios días de ausencia y comenté esta palabra. El mas importante historiador, Guiraldes, Severo Guiraldes contó la siguiente historia que trataré de transcribir textualmente: "Cierta vez, un ex presidente, don Arturo Frondizi fue víctima de un feroz y ofensivo araque verbal. La injuria y la calumnia de la que fue víctima dejó perplejos a muchos. Entonces los periodistas le preguntaron qué acciones tomaría, y Frondizi contestó: ´la única posible que puede tomar un hombre decente frente a la contumelia: guardar silencio. En mi vida aprendí algo: no contesto agravios, no contesto injurias.´" Hasta aquí las palabras del historiador. Considero una sana actitud de los hombres honrados. Ojo: el tema es discutible.
Lo que no me parece discutible lo que dijo Paterson, Roy Paterson, un personaje que va al bar "dos cuchillos" y que un día presentaré mas detenidamente. Dijo Paterson: "el que se dedica a ofender, a injuriar, el tipo de la contumelia es un ´contumaz´."
Para qué: todos le saltaron a la yugular, particularmente el viejo Acevedo de la librería. Solo intentó defenderlo Cardona, que como mentiroso que es, intentó inventar algunos conceptos falsos y provocó una discusión de ribetes importantes. La cosa se calmó cuando Caverna, el tachero dijo "che, Funes, porqué no te comunicás con Celeste, la editora y le pedís que clarifique el panorama entre ´contumelia´y ´contumaz´?"
En fin....
Funes

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails