martes, 10 de agosto de 2010

Espurio

Ilustración de Morgan Weistling
(Del lat. spurĭus).
1. adj. bastardo (‖ que degenera de su origen o naturaleza). Hijo espurio
2. adj. falso (‖ engañoso). Documento espurio

Real Academia Española

Afortunadamente hoy en día y siendo un poco optimista, ya no se usa esta palabra para distinguir a niños nacidos de unión no matrimonial, sin embargo se la ha escuchado durante siglos para designar a los hijos bastardos ( pregúntenle sinó a Leonardo Da Vinci, que ni pudo asistir a la escuela por espurio). Y miren cuántas palabras vinculadas a esta discriminación social de antaño ya no se usan:
  • Adulterino es el bastardo nacido de adulterio, es decir, de ayuntamiento con persona casada con otro.
  • Fornecino u hornecino [vocablo anticuado] es el bastardo o adulterino.
  • Natural es el hijo fornecino pero reconocido como propio por el padre o la madre.
Sin embargo, espurio es una palabra que no desaparecerá de nuestra sociedad siempre que haya presidentes que ganen elecciones de forma fraudulenta o que carezcan de legitimidad democrática, documentos apócrifos en negociaciones, y toda clase de visiones de lo que creemos que "es" y "no es".

Sinónimos de espurio: apócrifo, engañoso, falaz, falso, bastardo, ilegítimo.
Antónimos de espurio: verídico, auténtico, legítimo, genuino, puro.

Atención ! que la forma "espureo" , o espúreo, de frecuente uso e incluso mencionada como sinónimo en algunos diccionarios, es incorrecta y no está reconocida en la RAE.
Es interesante que Joan Corominas en su diccionario etimológico data la aparición de espurio hacia 1260 y de espúreo en 1604, aunque la etimología latina está clara: spurius. Por lo que debemos decir espurio. Leer más...


"Las antiguas y las modernas referencias a espúreo, se deben a ultracorrección, es decir, al intento de mejorar la supuestamente vulgar y ruda terminación –urio, y de restituir el vocablo a su imaginaria forma verdadera, alineándolo así con formaciones como sulfúreo o purpúreo. Se piensa que la pronunciación etimológica constituye una infracción semejante a la que se cometería diciendo rectilinio por rectilíneo o venerio por venéreo.
Por la ultracorrección, que practican justamente los menos “correctos”, es una de las fuerzas que secularmente actúan en la evolución de las lenguas. Y estoy completamente seguro de que, sometido el asunto a referendo, el número de hablantes que optan u optarían por la forma espúreo superaría con mucho a quienes prefieren la legítima espurio. ¿Incultos? Sin duda, pero puesto a mojarme, confesaré, si no escandalizo, mi predilección por aquélla; la empleé una vez, y en algún libro anda registrada mi “falta”.»

[Lázaro Carreter, Fernando: El dardo en la palabra. Barcelona: Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores, 2001, p. 610-611]

1 comentarios:

Viejex dijo...

Es curioso el parrafo de don Fernando Lázaro Carreter.

Nunca antes me habían tratado de inculto de una manera tan amable.

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails