lunes, 8 de agosto de 2011

Jaculatorio

Ilustración de Morgan Weistling
(Del lat. iaculatorĭus, relativo al lanzamiento).

1. adj. Breve y fervoroso.

2. f. Oración breve y fervorosa.

□ V.

oración jaculatoria

Real Academia Española

Podrá parecer curioso que esta palabra tenga el origen en "lanzar, arrojar", o "pequeña flecha".  Es así porque cuando se rezaban oraciones jaculatorias antiguamente, se miraba al cielo y se hacían gestos con las manos como lanzando algo invisible hacia arriba.
Las jaculatorias son oraciones breves, son pues, pequeñas flechas de amor que se lanzan a Dios.
Iaculatorius es un cultismo que proviene del verbo iacere, tirar; es interesante notar que el verbo "eyacular" tiene ese mismo origen.
Algunos ejemplos de jaculatorias
Crea en mí, ¡oh Dios!, un corazón puro.

Dios mío, gracias por lo que me dais y por lo que me quitáis; hágase vuestra voluntad.

Mi Dios, mi único bien. Tu eres todo para mi; sea yo todo para ti.

Porque Tú eres, oh Dios, mi fortaleza.

Señor, Dios mío: en tus manos abandono lo pasado y lo presente y lo futuro, lo pequeño y lo grande, lo poco y lo mucho, lo temporal y lo eterno.    

3 comentarios:

Edit dijo...

Hermosa entrada amiga. Las jaculatorias son como rocío para el alma.
Como los mantras orientales, nos elevan el espíritu a la fuente de amor y verdad.
Nos liberan de los pensamientos y nos dan energía de luz.
Cuando nos nacen, es porque ya estamos tan acostumbrados a sus delicias que solos vamos a ellas.

Viejex dijo...

En efecto es muy curioso que "eyacular" y "jaculatorio" tengan el mismo origen. Se me ocurre que deben haber miles de chistes de dudoso gusto que se pueden hacer con ese hecho...pero hoy no tengo ganas.

Celestacha dijo...

Viejex, la dejó picando...
Anda de pocas palabras últimamente.
Saludos !

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails