martes, 28 de diciembre de 2010

Rocambolesco

(Por alus. a Rocambole, personaje creado por P.-A. Ponson du Terrail, novelista francés, 1829-1871).


1. adj. Dicho de una circunstancia o de un hecho, generalmente en serie con otros: Extraordinario, exagerado o inverosímil.

Real Academia Española

La palabra Rocambolesco deriva de Rocambole, criatura literaria de enorme fama, diseñada por el vizconde Pierre-Alexis Ponson du Terrail (1829-1871). Fue en 1854 cuando el aristócrata dio a conocer el primer volumen de la serie protagonizada por el muy temible personaje: La herencia misteriosa.
Una última secuela, fiel a los vaivenes aventureros de la saga, salió de imprenta en 1870.La importancia de las novelas de Rocambole yace en que representa la transición entre la novela gótica y el héroe moderno de ficción.
Como inciso, no está de más recordar que, sin auxilio del editor ni ayudantes en la sombra, Ponson du Terrail llegó a redactar cinco novelas a un tiempo, con tal celeridad que sus obras completas suman 200.000 páginas.
Las más afortunadas, sin duda, pertenecen a los volúmenes de la serie de Rocambole, aún admirada por una legión de lectores que disfrutan con sus tramas vibrantes, llenas de episodios donde la introversión y el reposo del espíritu desempeñan un menguadísimo papel.
Más bien al contrario: Rocambole es una garantía de violentas pasiones, desenfreno y emoción.

Sinónimos de rocambolesco: exagerado, inverosímil, increíble, extraordinario, desproporcionado, exorbitante, desmedido, desmesurado, leonino, abusivo, irreal, ficticio, fabuloso.

3 comentarios:

Barros Matos dijo...

La palabra Rocambolesco me acerca inmediatamente a los personajes que pintó Roberto Arlt en LOS SIETE LOCOS. Existen idas y vueltas en las acciones que el autor imprime a sus muñecos, que pasan de lo casi normal a lo extraordinario y hasta exorbitante y disparatado. Remo Erdosián estafa a la empresa donde trabaja y tiene pocas horas para devolver esos dineros robados ante de que se descubra el delito. Recurre a su amigo Ergueta que se niega a ayudarlo, pudiendo hacerlo; un primo de su mujer Gregorio Barsut, que es quien lo delató, también se niega. Al regresar a su casa semivencido, descubre que su mujer lo abandonó y donde lo espera Barsut, para gozar abochornándolo. Recurre entonces a una serie de personajes creados desde la fantasía donde precisamente lo rocambolesco de las situaciones los definen. Desfilan El Astrólogo, Haffner, El Rufián Melancólico, un dueño de prostitutas que le presta el dinero y lo ayudaria a asesinar a su delator, secuestrándolo. Todo transcurre en un ambiente de periferias de ciudad y de criterios, de concepción de la vida, paisajes que parecieran llevar al lector a un universo de irrealidades, donde el máximo de lo desmesurado es la ambición del Astrólogo de hacer una revolución social financiada con las ganancias de los prostíbulos, con su postura filosófica de que la mentira es la esencia de la felicidad. Y recluta a siete discípulos, (los siete locos) todos distintos, todos padeciendo diferentes patologías sociales, para llevar a cabo su descabellada tarea. Hasta aquí el resumen de un libro rocambolesco, si es que este libro puede llegar a serlo. Quine no lo conozca, se enriquecerá con su lectura.
BARROS MATOS

Funes dijo...

¿Quién mató a Pierre Maslmalut?
¿Pudo Pierre-Alexis Ponson du Terrail (1829-1871) el autor de la saga de “Rocambole” haber producido semejante obra literaria, en cuanto a su tamaño?
¿No tuvo acaso a alguien que “en las sombras” escribió contratado por él?.
Contaré una historia que es verdaderamente rocambolesca, fantástica pero me limitaré a relatar hechos que llegaron a mi, tal cual los he conocido por Santiago del Curto, amigo mío y nieto de Felipe del Curto. Felipe del Curto, ya fallecido, fue condiscípulo de Ernesto Sábato de la Facultad de Física donde ambos se doctoraron. En la década del 40 el escritor argentino viajó a París a trabajar en los afamados Laboratorios Curie. Fue en París que Sábato trabó amistad con Jean Antón, un hombre ya mayor en esa época que le refirió ser nieto de Pierre Masmalut, un parisino muerto de un certero puntazo en el corazón en 1869, y que apareciera flotando en el Sena. La cosa es que según lo que le contara a Sábato el nieto de Pierre, éste fue un estudiante de letras que conoció en una tertulia en el Barrio Latino a Terrail y pronto trabaron amistad. Transcurría el año 1855. En cuanto pudo Pierre enseñó sus escritos al aristócrata Terrail y en particular una novela con un personaje principal: “Rocambole”. Entonces el Vizconde Terrail comenzó a comprarle las novelas y a publicarlas con su propio nombre, apropiándose de la obra como si fuese por él elaborada.
Al principio Pierre accedió gustoso a venderle pensando más en el dinero que necesitaba para vivir que en otra cosa. El problema surgió cuando estos escritos ganaron popularidad y Terrail necesitó aumentar la producción por exigencias de la casa editorial.
Pierre entró en crisis y exigió develar la verdad al público. Terrail obviamente se negó, escudándose en las sumas de dinero que le pagó por las novelas. A todo esto, Pierre había trabado amistad con una mujer que era la amante de Terrail. Un día, desesperado le escribió una carta: en la misma le decía a esa mujer que, en caso que Terrail mantuviese su negativa a dar a la luz la verdad de la autoría de las novelas, el develaría ante la sociedad francesa la relación oculta entre Terrail y su amante.
(Sigue)
Funes

Funes dijo...

(continúa)
A los tres días Pierre apareció muerto.
La mujer, amante de Terrail no pudo soportar el asedio de su conciencia: ella sabía en definitiva la verdad, y tenía una carta como prueba de la falsedad de la obra de Terrail. Y sabía quién había matado a Pierre Masmalut.
Murió Terrail en 1871. En los círculos literarios franceses todos se preguntaban cómo hizo un hombre que vivió tan solo 42 años, y que pasó parte de su vida en aventuras bélicas, para producir una obra tan monumental en cuanto a su extensión, habida cuenta que Terrail no solo publicó la serie “Rocambole”, que de por sí, es muy vasta, sino muchísimas novelas y escritos más que superan en tamaño largamente la saga que lo hizo famoso. En esos círculos se hacían cálculos de todo tipo: Terrail había comenzado a escribir en 1857, por lo que su vida literaria duró menos de 11 años y produjo una obra casi tan extensa como la de Santo Tomás de Aquino!.
La amante de Terrail murió en 1892. Antes de morir dejó la carta que Pierre, desesperado le había enviado contando la verdad de todo.
Esa carta llegó hasta Jean Antón Masmalut, nieto del malogrado Pierre quien le contó a Sábato toda la verdad. Luego, delante del propio Sábato, rompió en mil pedazos la carta que había dejado su abuelo contando la verdad sobre la autoría de Rocanbole.
En tres o cuatro oportunidades le preguntaron a Sábato sobre el rumor que corría sobre que él conocía la verdad sobre la autoría de “Rocambole”.
En todas las oportunidades Sábato negó todo.
En fin.
Funes

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails