domingo, 3 de mayo de 2009

Macanudo

Pintor Carlos Montefusco

(De macana).
1. adj. coloq. Am. Bueno, magnífico, extraordinario, excelente, en sentido material y moral.

Real Academia Española

Pero de dónde proviene una palabra tan curiosa, sonora y divertida?
En México macanudo, en sentido sexual, denota a un hombre bien dotado de su anatómía viril. "Macana" también es el garrote que usan los policías antimotines.
Pero vayamos a la acepción más probable en Sudamérica.

Corría la segunda mitad del s.XIX, y en el extremo sur del continente americano se avecinaban grandes cambios. Extensas llanuras y fértiles valles esperaban vírgenes al labrador, y varios millares de vacunos que se reprodujeron libremente durante más de 250 años, vagaban en territorios con horizontes infinitos y donde lo que más abundaba era pasto tierno.
Tierra promisoria que abría sus puertas a la inmigración, recibiendo colonos de diversas nacionalidades europeas. Así, en una primera gran oleada comenzaron a misturarse con el criollo y el gaucho, ingleses, italianos, rusos, polacos, alemanes, galeses, denominados todos genéricamente como "gringos".
Serán los ingleses que por ese entonces se ocupaban de gran parte de la actividad comercial e industrial, quienes protagonizarán esta historia.
La agricultura y la ganadería tomaban forma organizada a medida que se iban distribuyendo tierras para su trabajo. Una de las necesidades era cercar el perímetro de las propiedades y la subdivisión en parcelas dedicadas a sendas actividades, especialmente la actividad ganadera. Las extensiones de las propiedades eran muchísimo más vastas a las acostumbradas en Europa y, desde Inglaterra, llegó la solución: el alambrado.
Extensos rollos de alambre y postes de madera acabarían con el problema. Asi, muy pronto, el ganado que antes deambulaba libremente y sin propietario, se encontró cercado, clasificado, marcado, y sus vidas tenían ahora un nuevo destino, que no era precisamente la culminación natural de su ciclo vital. Pero la excelente solución llegada del viejo continente no tendría aquí los mismos resultados exitosos que lo popularizaron en Gran Bretaña.
Hubo detalles que no se tuvieron en cuenta. En primer lugar, este sistema de alabrado no había sido experimentado en perímetros de varias hectáreas, y no contaba aún con los sitemad de tensores y torniquetes, usados hoy, que permiten mantenerlo tenso y rígido. Pero el mayor problema inesperado era nada menos que las vacas. Las reses que aquí habitaban eran muy distintas a los vacunos europeos domesticados ininterrumpidamente durante varios cientos de años. Ganado "cimarrón", sin dueños ni territorio, con naturaleza nómade, acababan una y otra vez derribando estos cercos y escapando a la libertad perdida.
El problema parecía no tener solución. Anécdotas de colonos confiados en su experiencia y habilidosos en el manejo del ganado que se vieron burlados por estos chúcaros animales se cuentan por miles. Pero la solución habría de llegar de la mano de un invento...criollo.
Nadie sabe a ciencia cierta quién fue, pero lo cierto es que, quizá preocupado por encontrar la solución, o producto del ocio creativo, mediante un sistema más que elemental, descubrió que la solución al fracasado sistema europeo de alambrado estaba en ...el mismo alambre!
Así comenzó a cortar tramos pequeños de este elemento y a atarlos en longitudes regulares a lo largo del alambre, dejando ambos extremos de esta atadura abiertos o en punta. Nace el alambre de púas.
Las primeras pruebas fueron todo un éxito; el alambre de púas se usa actualmente y es bastante efectivo, las púas amedrentan al animal y le hacen abandonar el intento. Pero volvamos a la historia.

Su producción comenzó a industrializarse y, por fuerza, nace una marca: el primer alambre de púas se llamó "Marca Nudo" por asociación o semejanza a los nudos incorporados en el alambre. Su uso continuó extendiéndose y popularizándose como un muy buen producto de la industria nacional.
Así, en un territorio de criollos y gringos de distintas nacionalidades e idiomas, con lógicos problemas para hacerse entender, este invento cumple doble función: la primera, ya la sabemos, ...pero la segunda...
Imaginemos a un gringo, precisamente un inglés, pronunciar esta marca. Su dicción sería más o menos así: " ma_ca nudou", y convengamos que este alambre de púas era sinónimo de algo bueno, aceptable, estupendo, magnífico. Coincidentemente el mismo significado que hoy tiene, por deformación, la palabra "macanudo".
Siempre surgen dudas y distintas versiones acerca de la etimología de una misma palabra, por lo cual, la tendencia natural es adoptar la más aceptable.
Otra acepción habla de un bar instalado en la ciudad de Buenos Aires por un escocés apellidado Mc Canna, hombre muy afecto a relatar fantásticas historias, cargadas de tal exageración y por supuesto, poco creíbles, aquí surgiría lógicamente la palabra "macana" ( mentira, fabulación ). Más adelante, "macana" dio luz a la palabra "macanudo" como sinónimo de estupendo o magnífico.

Eduardo Schustik

3 comentarios:

cantares dijo...

Macanuda! Celeste me encantó, no lo sabía y para mi es una palabra preciosa.
Gracias! beso

pattysolo dijo...

Celeste: Un genio!!! ni idea tenia de todo esto y me encantó!!! te felicito porque realmente encontrar toda esta información debe haber sido un gran trabajo...
Mil gracias y lo difundiré una vez más...

Anónimo dijo...

Gracias Celeste!
Eduardo Schustik
http://bibliotecasenred.com.ar

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails