viernes, 9 de marzo de 2012

Untuoso


Óleo de Marc Chagall
(Del lat. unctum, unto).

1. adj. Graso y pegajoso.

2. adj. despect. De una dulzura y amabilidad excesivas en el modo de hablar y comportarse, hasta el punto de resultar falso y empalagoso. Sus modales untuosos no despertaban simpatías.

Real Academia Española

¡TODO ERA AMOR!

¡Todo era amor... amor!
No había nada más que amor.
En todas partes se encontraba amor.
No se podía hablar más que de amor.
Amor pasado por agua, a la vainilla,
amor al portador, amor a plazos.
Amor analizable, analizado.
Amor ultramarino.
Amor ecuestre.
Amor de cartón piedra, amor con leche...
lleno de prevenciones, de preventivos;
lleno de cortocircuitos, de cortapisas.
Amor con una gran M,
con una M mayúscula,
chorreado de merengue,
cubierto de flores blancas...
Amor espermatozoico, esperantista.
Amor desinfectado, amor untuoso...
Amor con sus accesorios, con sus repuestos;
con sus faltas de puntualidad, de ortografía;
con sus interrupciones cardíacas y telefónicas.
Amor que incendia el corazón de los orangutanes,
de los bomberos.
Amor que exalta el canto de las ranas bajo las ramas,
que arranca los botones de los botines,
que se alimenta de encelo y de ensalada.
Amor impostergable y amor impuesto.
Amor incandescente y amor incauto.
Amor indeformable. Amor desnudo.
Amor-amor que es, simplemente, amor.
Amor y amor... ¡y nada más que amor!

Oliverio Girondo
(Buenos Aires, 17 de agosto de 1891 - Buenos Aires, 24 de enero de 1967)

5 comentarios:

Bzarros Matos dijo...

Siempre me molestó sonreír por razones de aparente buena educación ante ciertas personas con expresiones de manifiesta hipocresía. En estos casos, esbozaba algo parecido a una sonrisa y me apartaba alejándome unos pasos o poniéndome de perfil del lugar de los hechos. Me sucede más que nada cuando estoy en presencia de alabanzas extremas, expresadas con voz melosa y gestos ampulosos que pretenden desperdigar dulzura, amor, simpatía, hacia los 4 costados. El ambiente se carga de una untuosidad pegajosa que parece prenderse hasta en la ropa. Es común en algunas damas ante la presencia de madres con sus bebés, asegurando que nunca han visto criatura más linda y simpática con ojos tan elocuentes y etc. etc., haciendo gestos que pretenden ser graciosos ante la mirada indiferente o a veces, asustada, del lactante. Es de la misma clase de persona que te felicita calurosamente por algo que has hecho, escrito, dicho, tomándote del brazo y explayándose con elogios exagerados que pretenden inútilmente parecer sinceros. Años atrás, cuando mis hijo mayor aún iban en brazos o cochecito, ante un de estos actos protagonizados por una señora que no terminaba de alabar la belleza, simpatía, ojazos, deditos, cachetes rosados y no recuerdo que más, corté su discurso diciéndole “¿No le parece que con “qué lindo pibe” bastaba?” Se le borró la sonrisa, en sus ojos algo como desprecio suplantó la untuosidad, saludó ami esposa y a mi sin ninguna cordialidad y se marchó. Vi que mi mujer que me miraba con una mezcla de aceptación y reproche, respiré hondo y me sentí muy pero muy bien.

BARROS MATOS dijo...

Parece que me apuré mucho al escribir o me traicionó el teclado. Y no pedí una vista previa, gran error.Quise anularlo para hacerlo de nuevo sin errores, pero no pude. Hay por ahí un "que" demás y una "z" que no corresponde.
En fin...
BARROS MATOS

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

¿Se parece el sonido de las palabras a lo que significan? No me atrevería afirmarlo, pero untuoso tiene algo de molesto en su sonido. Suena a algo molesto, incluso puede estar relacionado con lo untuoso. No significan lo mismo, pero algo podria ser suntuoso y también untuoso.

Celestacha dijo...

Querido Barros...un poco tarde mi respuesta, es que no pude estar en internet.
No se preocupe tanto por los deslices, Barros. Se entiende perfectamente que son trampas del teclado !!! y como siempre, me alegra tenerlo de vuelta. Por la falta de comentarios a veces parece que nadie leería estas cosas, sin embargo le aseguro que no es así, empezando por mi, que a veces los leo más de una vez. Son tan buenos que siempre me ronda la idea de compilarlos en una suerte de librito...por qué no ???
Cariños

Celestacha dijo...

Hola demiurgo...creo que algunas palabras y surgen porque sus sonidos recuerdan al significante. Las palabras onomatopéyicas.."andar todo el día con ese runrún en la cabeza". Aunque no supiéramos formalmente su significado, intuitivamente lo conocemos perfectamente.
Pienso que en el resto de las palabras se nos impregna el significado en el sonido, vaya a saber por qué curiosa asociación, y es nuestro vínculo para recuperar el significado de las redes del olvido.
Saludos !

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails