miércoles, 28 de abril de 2010

Súcubo

Ilustración de Milo Manara
(Del lat. *succŭbus, según incŭbus).

1. adj. Dicho de un espíritu, diablo o demonio que, según la superstición vulgar, tiene comercio carnal con un varón, bajo la apariencia de mujer. Ver íncubo.

Real Academia Española
El súcubo (del latín succŭbus, de succubare, «reposar debajo»), según las leyendas medievales occidentales, es un demonio que toma la forma de una mujer guapa para seducir a los hombres, sobre todo a los monjes, en sus sueños, para tener relaciones sexuales con ellos. De esta manera, absorben la energía del hombre para mantenerse, y a menudo, llegan hasta tal punto, que pueden dejarlo agotado o incluso matarlo.
Los súcubos más conocidos son Lilit y los Lilim ( judaísmo ), Abrahel, Baltazo, Bietka, Filotano, Florina Vasordie, Rusalka (eslavo) y Mancerinio. Uno de los más relevantes en la demonología es Lilitu (sumerio). Este se trasformaba en una mujer de opulentas formas a la que gustaba seducir a los artistas para que la utilizasen como modelo en sus creaciones, especialmente si se trataba de motivos religiosos.
Según el Malleus Maleficarum, o Martillo de Brujas, los súcubos coleccionan el semen de los hombres con los que durmieron. Este lo usarían para embarazar a las mujeres. Así, se suponía que los niños que serían engendrados, serían más susceptibles a la influencia de los demonios. Según algunas creencias, los súcubos se podrían transformar en íncubos con el semen recientemente recogido impregnando a sus víctimas. Éste hecho respondía a la creencia de que los demonios no podían reproducirse naturalmente, sin embargo los íncubos podrían fertilizar a las mujeres. El tener hijos con retraso mental o alguna deformidad era señal de que uno o ambos padres eran demonios.ata.

4 comentarios:

Funes dijo...

El tema se está poniendo un tanto complejo.
En mi comentario en "Incubo", comenté de que para mí la única Sucubo era la Chela, mujer con conductas prostibularias que merodeaba mi barrio y en el cual se terminó afincando dado que allí era donde radicábamos la totalidad de su clientela. Un vecino me advirtió que la Chela no tenía nada de Súcubo, como yo creía. Y viendo ahora la ilustración que nos regala Celeste, ya no me caben dudas:la Chela no es para nada Una súcubo... pero para nada! viví engañado muchos años. Tal vez pretendí ver en ella una Súcubo antes que una meretriz, a lo mejor para no enamorarme, porque de una prostituta uno se enamora fatalmente pero...¿quién se va a enamorar de un demonio?
Me parece entonces que hay que entrar a definir ya en la práctica a estas Súcubos y encima, descubrirlas. Y para eso se necesitará un voluntario que esté bien despierto de noche, y cuando se le aparezca imprevistamente una demonio maléfica como la de la imagen de Milo que nos brinda Celeste, no se asuste ni huya. Al contrario, debe hacerse el otario, tener calma, controlar la respiración ante el miedo que produce semejante aparición y actuar con normalidad como si nada pasara. Y muy importante: no oponer resistencia alguna, y no dilatar para nada la situación con diálogos estériles. Y por las dudas, en cuanto el demonio (para desorientar) intente algún diálogo como para "romper el hielo" el tipo le deberá decir, con firmeza: "che, Súcubo, ya se quién sos, vamos a los bifes". Y lo importante será que este candidato (que estará prestando un servicio noble a la causa de la humanidad) no desfallezca... se canse, pero resista. Porque tal vez no se trate de una sola súcubo, y haya que seguir siendo un señuelo para descubrirlas. Por lo tanto la alimentación será muy importante para reponer fuerzas.
Con humildad, espíritu de sacrificio, ganas sinceras de develar el misterio, y poniendo en juego mi vida, me ofrezco de señuelo humano. Súcubas! en mi barrio las estaré esperando. De noche después de las 23 porque antes estoy en "dos cuchillos" el bar, y ahí si, no me busquen porque tengo compromisos ineludibles. Si aquí en esta página conocen o sospechan que alguna fémina puede ser en verdad, una temible y maligna Súcubo, le pasan mi dirección, me la mandan.
Como en todo en la vida, alguien lo tiene que hacer.
Funes
PD.: mi casa es la de rejas negras con tejas rojas y una santa rita a la derecha. No tocar timbre por favor (no funciona). Entrar por la primer ventana (la dejaré abierta). Gracias. Ahora me rajo, tengo que prepararme unos bifes de hígado con cebollita, y comprar mucho vascolet, para reponer las energías que me afanen estas malvadas!

Celestacha dijo...

Ay ! Funes, este comentario no tiene desperdicio !! ya veo que tienes una enorme capacidad de servicio a la comunidad y a la humanidad en su conjunto. Y quien es el descarriado que osa poner en duda tu buena voluntad a la causa???
Milo está considerado el dibujante de las mujeres más bellas del mundo. Cualquiera de esas féminas que se te apareciera podría dejarte muy debilitado. Cuidate. Saludos !

Funes dijo...

Celeste: Gracias por preocuparte! Hay riesgos pero el desafío amerita correrlos.
Además, ¿vos sabés el efecto de los bifachos de hígado con cebollas fritas y huevos fritos a caballo??? Pura energía! Y ni te cuento dos o tres vasos de leche con vascolet a la tarde.
No te das una idea!.
Bueno, un día si querés o se da el tema cuento historias con la chela quién me enseñó un montón de cosas, entre ellas darle a los bifes y al vascolet
Saludos
Funes

vicky dijo...

jajajaja!! sos terríblee!!Creo estar de acuerdo, Súcubas somos muchas, el tema es parecerse a las de Milo.No tengo Rulos pero si esas curvas!jajajaja!!..Que pena no dejaste el nombre de la calle y el número, por si esta noche tengo que salir a cumplir mis deberes como discípulo del señor Luzbel.jajaajaj.
Contanos anécdotas de la tan nombrada Chela!!me recuerda a "Doña chona" también una mujer del Barrio por el que trabajo, solo que no puedo imaginarla en la profesión de Chela!

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails