martes, 24 de febrero de 2009

Ñoño


(Del lat. nonnus, anciano, preceptor, ayo).

1. adj. Dicho de una cosa: Sosa, de poca sustancia.
2. adj. coloq. Dicho de una persona: Sumamente apocada y de corto ingenio.
3. adj. ant. Caduco, chocho.

Real Academia Española

Otra definición de El País.com

1. Adj. Se dice de la persona ridícula y melindrosa, así como de sus actos, gestos y actitudes.
2. Adj. Puritano, mojigato.
3. Adj. Quejica. Llorón.
4. Adj. Viejo chocho.

Doblemente única, españolísima donde las haya, la palabra ñoño, y con la palabra las ñoñas y los ñoños propiamente dichos, existen de viejo, y a los ñoños, como no podía ser de otra forma, le siguieron las ñoñerías y hasta la ñoñez, en tanto que calidad de lo ñoño. Como tantas otras cosas, el ñoño y lo ñoño nacen por corrupción de una voz latina, fenómeno éste, el de la corrupción de las voces, que debiera ser fuente de tranquilidad general ya que nos dice a la claras que no sólo los funcionarios y políticos se corrompen si no también cosas tan nobles, hermosas y necesarias como las voces y los sonidos que surcan el éter y nos distinguen de los animales. En aquellos tiempos se decía noños, y se decía mal, a los que habían vuelto a la edad de los viejos, como si fuera posible no ya ir a tal edad, que siendo difícil es posible, si no volver de esa edad que hoy denominan tercera y que en los lejanos tiempos a los que hago referencia debía ser la segunda, o incluso la primera, y apurando diría que hasta la única edad ya que antaño los humanos teníamos por costumbre morirnos antes, y morirnos en casa, y no daba tiempo a contar tantas edades. Pienso en ñoño y me vienen a la cabeza ejemplos contemporáneos de lo que hoy día se entiende por ñoño, como por ejemplo El Chavo del Ocho, y aquel lateral zurdo buenísimo, fichado por el equipo del Marino, que también responde al nombre de Ñoño. Sea como fuere, no me reconozco en casi ninguna de las acepciones y sinónimos con los que se supone debiéra comulgar a propósito del ñoño: ni falto de gracia y salero, ni caduco, ni chocho, ni corto de ingenio, ni apocado, ni de actitud llorosa, ni quejumbroso, ni asustadizo… Vale que apocado, vale que un poco tierno, pero de ahí no paso. Me gusta lo ñoño, y no le reconozco tanto exceso como le pintan.
Extraído del blog Escribe o...revienta

1 comentarios:

cantares dijo...

Gracias!! beso y sonrisa enorme niññña. :)

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails