martes, 12 de junio de 2012

Denuedo / Denodarse

Ilustración de la fábula
(De denodarse).

1. m. Brío, esfuerzo, valor, intrepidez.

denodarse.
(Del lat. denotāre, señalar).

1. prnl. ant. Atreverse, esforzarse, mostrarse osado y feroz.

Real Academia Española

LA CIGARRA Y LA HORMIGA

Cantando la Cigarra
pasó el verano entero,
sin hacer provisiones
allA para el invierno;
los fríos la obligaron
a guardar el silencio
y a acogerse al abrigo
de su estrecho aposento.
Viose desproveída
del preciso sustento:
sin mosca, sin gusano,
sin trigo y sin centeno.
Habitaba la Hormiga
allí tabique en medio,
y con mil expresiones
de atención y respeto
la dijo: «Doña Hormiga,
pues que en vuestro granero
sobran las provisiones
para vuestro alimento,
prestad alguna cosa
con que viva es te invierno
esta triste Cigarra,
que, alegre en otro tiempo,
nunca conoció el daño,
nunca supo tenierlo.
No dudéis en prestarme;
que fielmente prometo
pagaros con ganancias
por el nombre que tengo.»
La codiciosa Hormiga
respondió con denuedo,
ocultando a la espalda
las llaves del granero:
¡Yo prestar lo que gano
con un trabajo inmenso!
Dime, pues, holgazana
¿qué has hecho en el buen tiempo?
«Yo, dijo la Cigarra,
a todo pasajero
cantaba alegremente,
sin cesar ni un momento»
«¡Hola! ¿con que, cantabas
cuando yo andaba al remo»
Pues ahora, que yo como,
baila pese a tu cuerpo.» 
 
Felix María de Samaniego
España 1745 - 1801 

7 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Odio la moraleja de esta fábula. Estoy a favor de la cigarra. Alguna vez posteé algo llamado Manual de zonceras terrestres: la fabula de la hormiga y la cigarra. O un titulo parecido.
La genetica, algo practico, tuvo origen en el pasatiempo de Mendel, el cultivo de rosas, donde la hormiga es indeseable.

BARROS MATOS dijo...

Ignacio “el rengo” Arosteguy, fue compañero mío en el Colegio Nacional. Un accidente en su infancia le causó una fractura en su pierna derecha, que consolidó mal, y caminaba con una cojera que aunque leve, se le notaba. Aclaro que escribo su verdadero nombre y apellido, aunque sé que si lee esto se enojará conmigo, siempre humilde, nunca quiso ser destacado ni puesto de ejemplo. En su afán de ser un compañero más, integró la clase de educación física y jugó los partidos de fútbol que coronaban esas clases, disimulando el dolor que a veces le provocaba un mal movimiento. Una tarde en que salíamos del campo de deportes, frente al colegio, un automóvil, manejado imprudentemente a gran velocidad dobló la esquina, dejando quieto, espantado de terror a un chico que estaba cruzando la calle. Duró un segundo nuestro asombro paralizándonos, cuando corrimos hacia el lugar. Pero Ignacio Arósteguy no perdió ese segundo. Con su renguera que al correr denodadamente le desfiguraba el rostro de dolor, se tiró sobre el chico sacándolo del lugar y rodando con él por el suelo, mientras el cobarde que manejaba el auto desaparecía a gran velocidad. Los levantamos del suelo a los dos, golpeados y lastimados, los ayudamos a llegar al colegio donde llamaron a los padres de Ignacio y del chico, un vecinito del barrio. A la noche lo fui a visitar a su casa, para ver como se encontraba. “Me duelen hasta los pelos” me dijo sonriendo. Le pregunté qué sintió al estar a punto de ser atropellado mientras sacaba al chico del peligro. Me miró, y muy bajito, me dijo “miedo…¡qué miedo que tuve!”
BARROS MATOS

Anónimo dijo...

He descubierto el blog hoy mismo y me felicito por ello. ¿Puedo entrar alguna vez y hacer un comentario?. Gracias.

Gabriela dijo...

Era una prueba.
Yo me posiciono con la cigarra más que nunca. Trabajar lo justo y siempre ccon sentido de solidaridad. Nunca para enriquecer a los que ya poseen demasiado. Ayudar y compartir con quienes nos dán poesíia, música. vida!!.

BARROS MATOS dijo...

Hoy es 18 de Junio. Con real denuedo, hago un denodado esfuerzo,con brío y valor (he seguido cursos de control mental) para llegar hasta este blog con la mente puesta como flecha indicativa que debe buscarse y ponerse un nuevo término en decadencia, para evitar la decadencia fugitiva de los participantes. Estuve concentrado 17 minutos, 3 más de los que acostumbro. Siendo las 12.07, voy a reponer fuerzas con un Martini Rosso acompañado de un sanduich de queso y bondiola,mientras mi esposa prepara el almuerzo. Vuelvo mañana o pasado, si es que no perdí el brío y el valor para seguir denodadamente dedicando otros minutos al control mental. Cordiales saludos.
BARROS MATOS

Celestacha dijo...

Hola gente linda !!!! aquí aparece, la "desaparecida" y encuentro estos bellos comentarios...y me siento en falta por la ausencia. A ver...leo lo que Demiurgo dice y...TIENE RAZÓN !!! así que coincido con Gabriela, abajo las hormigas, arriba las cigarras !!! Pero aclaro que el hecho de que haya posteado esa leyenda no significaba de ninguna manera que yo adhiriera ideológicamente. Pero a ser plenamente sincera, no me detuve en ella y fue sólo un ejemplo de aplicación de la palabra. Vaya vaya...por suerte tengo lectores atentos !.
La historia de Barros Matos es bella como todas las historias que nos cuenta. No terminé de entender lo que escribió hoy...ando medio lenta de sesos ?? Pero me han levantado definitivamente el ánimo y estoy pronta a subir otra palabra al Arca.

Mis saludos cordiales, más bien cariñosos, más bien de apretón de abrazo. Celeste

Celestacha dijo...

ah !! lo olvidaba. A "Anónimo" que nos diga su nombre, sobrenombre, nick o sus señas personales y que escriba todo lo que quiera, que es la chispa de la vida misma.
Saludos !

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails