viernes, 4 de mayo de 2012

Horripilar / Horripilante


Ilustración EASY
(Del lat. horripilāre).

1. tr. Hacer que se ericen los cabellos. U. t. c. prnl.

2. tr. Causar horror y espanto. U. t. c. prnl.

 Horripilante
(Del ant. part. act. de horripilar).

1. adj. Que horripila.

2. adj. Muy feo.

Real Academia Española

Hoy no me encuentro inspirada...observo la pantalla, busco en Google, nada encuentro que sea apropiado para ilustrar lo horripilante. Y los versos ? y las bellas imágenes ?? todo cae aplastado ante lo horripilante.
Entonces desisto. Es que no estoy preparada para lo horripilante. Huyo de lo horripilante, volteo la espalda, me refugio en su antagónico. O sencillamente no me encuentro con lo horripilante, no forma parte de mi existencia, no lo registro, andamos por carriles paralelos que nunca se unen en un punto. 
En el otro extremo están los que se nutren y regodean en lo horripilante. Lo necesitan para vivir, como al oxígeno. Son seres oscuros, emparentados por el sadismo, el daño y  lo infernal.
Pero hay mundo para todos, y existe el horror porque existe el amor. Tan sencillo como eso.
Qué te causa horror ?


12 comentarios:

Anónimo dijo...

cuando era chico y también ya de grande, me causaban horror las películas de terror. me asustaban y aún me asustan, me generan un miedo que no me permiten poder ver al menos, una película de ese género completa. comparto, por otro lado, el análisis de la editora en cuanto a que hay quienes evitan lo horripilante, no se nutren un solo segundo de lo horroroso, y otros en cambio, tienen en las situaciones horripilantes la savia que les permite vivir. En tal sentido, me permito hacer una íntima confesión: me ha pasado estar en ese segundo grupo.... personas que sacrifican la pureza del alma y de los momentos vividos. Vivir "enrredado" en pensamientos negativos, planificando respuestas a preguntas que no nos formularon. vivir pensando en negativo... me ha pasado. Es un ejercicio mental y un esfuerzo importante "auyentar" esos pensamientos, alejarlos, despojarse de ellos como quien se saca de los hombros una mochila cargada de elementos inservibles. Hay que despejar el camino de lo horripilante, así sea que lo horroroso no sea sino un solo segundo dedicado a un pensamiento negativo. Ese horror así sea de segundos, es una pequeña muerte que "compramos" sin siquiera darnos cuenta. en fin....
Funes

BARROS MATOS dijo...

Desde la aurora de la historia, los diferendos encontraron en los seres humanos actitudes violentas para intentar imponer su voluntad. Y los habitantes del planeta se han dividido en víctimas, victimarios y testigos temerosos e imposibilitados para actuar poniendo fin a la barbarie. Tanto en las batallas de los primeros siglos hasta las actuales guerras entre etnias y naciones, dos causas han hecho aumentar la violencia hasta producir actos verdaderamente horripilantes. Por un lado, el aumento constante de la tecnología del mal, y por otro, la satisfacción que el producir dolor y tortura para lograr sus fines se adueñó de mentes que el estudio de psicólogos y psiquiatras podría definir. Y todos se engloban bajo el título de HUMANIDAD. Si buscamos su definición en la RAE, encontraremos que Humanidad tanto puede referirse al género humano, a su fragilidad o flaqueza como a su benignidad, mansedumbre, sensibilidad y compasión por el dolor de sus semejantes. Como una incongruencia, se abrigan bajo ese término quienes producen los hechos horripilantes, aquellos que los sufren y quienes, testigos paralizados, contemplan y casi sienten en sí el dolor de los castigados. Estos testigos y las víctimas, cuando encuentran la posibilidad de luchar contra quienes fueron agresores, deben emplear la violencia para intentar liberarse, y terminan, muchas veces, recurriendo a las mismas tácticas horripilantes que sufrieron y ahora hacen sufrir para lograr sus fines. Creo que, cualquiera sea la definición que la RAE tenga de ese término, la palabra HUMANIDAD, que da siempre la sensación de referirse a lo bueno y noble del ser humano, ha perdido naturalidad y prestigio. En este siglo XXl, poblado por multitudes de refugiados que sobreviven, valga la redundancia, inhumanamente, la declamatoria preocupación de las grandes naciones que poco y nada hacen para resolver esa espantosa situación, es una actitud falsa, y por falsa cruel, y por falsa y cruel, también puede calificarse de horripilante.
BARROS MATOS

Anónimo dijo...

Mire usted don Barros, el otro día iba caminando sin destino fijo, y resulta que me encuentro con un "cuida coches", esos sujetos que están en la vereda de las ciudades subdesarrolladas "cuidando" a cambio de una propina, los autos estacionados a la vera del cordón. Y ahora que leo "propina" me doy cuenta que es una palabra que merece estar en este espacio. Todos tenemos alguna historia que contar vinculada a la propina. Tal vez propina ya figure en el arca, no lo se, después me fijo. Bueno. La cosa es que me topo con este cuida coches justo cuando el hombre recibía unas monedas del conductor de un auto que se marchaba del lugar y lo saludaba diciéndole "chau humanidad". Me sorprendió y entonces pensé en sacarle alguna conversación al "cuentapropista" . Ve? Y ahí tenemos otra palabra para el arca.... Solo le digo que mi abuelo materno era "cuentapropista". Bueno. Auto no tengo (tenía pero se lo presté a un amigo y tuvo un accidente y me lo devolvió destruido). Al no tener auto me faltaba el elemento esencial para sacarle una conversación a ese tal "humanidad". Pero arremetí nomás y le dije "discúlpame...vos sos 'humanidad'?". "Si -me contestó- pero no puedo hablar ahora porque estoy "laburando". Me fui del lugar y volví a los pocos días. En su lugar de cuida coches había otro hombre. Cuando prengunté por "humanidad" me dijo que se había marchado a cuidar autos en otra cuadra de la ciudad en el barrio de Agronomía, barrio al cual prefierEnnoblecí visitar. En fin. Yo solo quería saber el porqué de su nombre tan peculiar.
Funes

Anónimo dijo...

Corrección: me cuesta la tecnologí. Este aparato en el que escribo tiene un "auto corrector" y por ahí modifica lo que uno escribe. Al final de mi comentario debe leerse "barrio al cual prefiero no visitar".
Y prefiero la olivetti de carro ancho. Toda la vida.
Funes

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Conozco la expresión horripilante, pero nunca escuché ni leí el verbo horripilar.
Podrias haber ilustrado con alguna ilustración de los seres extraños de Lovecraft. O con algun villano oscuro de comic o incluso un heroe como Swamp Thing.

BARROS MATOS dijo...

Mi amigo Funes, es un placer tenerlo de nuevo para charlar tipo epistolarmente.Fíjese como me impactaron dos de los términos de sus reflexiones: PROPINA Y HUMANIDAD. Quizá la humanidad tomada como espíritu de bondad y solidaridad, es una propina que reciben quienes así la practican, para que nada les falte a su merecida felicidad.
Otra cosa: tengo una vieja Olivetti de carro ancho, si la quiere es un placer regalársela.
Cordiales saludos
BARROS MATOS

Celestacha dijo...

Gente maravillosa, qué disfrute leer estas líneas que van y vienen en charlas como de café, sin más.
Tardía mi aparición. Espero adviertan que estoy aquí. Creo que la vida no se ha complicado pero se ha acortado infinitamente porque los días parecen relojes de carrera que no puedo relantizar por más que me lo proponga. Qué tema el tiempo...para debatir.
Voy a tomar nota de la palabra propina, y como dijo Demiurgo, deberé afinar la puntería con la gráfica. Creo que debo esmerarme más.
Es que no pude con mi genio y abrí una página exclusivamente de poesía. Y me dirán Uds. cómo cuidar todos los hijitos sin resentir a ninguno.
Curioso lo del hombre Humanidad...yo conocí una Argentina cuando era pequeña. Era la mujer que nos vendía sandwich, bebidas, golosinas y varios de último momento en el bar-mostrador del Conservatorio Nacional de música. Y casualmente, era una mujer de enorme anatomía y más de 100 kilos. Una enorme humanidad, diría yo. Y me parecía que su nombre era tan adecuado que no podría haberse llamado de otra manera. No conocí nunca jamás otra Argentina.

Saludos a Funes, Barros Matos y Demiurgo. Falta Viejex y estamos todos !

Celestacha dijo...

Fe de erratas: digo "ralentizar" o lentificar. No relantizar.
Nuevamente saludo a Uds.

Anónimo dijo...

Celestacha: disculpe... ¿Página de poesía dijo? ¿Leí bien? Le cuento algo: soy poeta. Es mas, soy MUY POETA. Ser "muy poeta" le aclaro no significa necesariamente ser bueno en las lides de las rimas, sino que quiere decir que uno "vive" en poesía 16 horas al día por ejemplo. En una época firmaba mis poemas como "Funes, un poeta menor del sur del mundo". Por motivos largos de explicar, destruí toda mi obra que permanecía inédita. Mi padre, bondadosamente alcanzó a salvar de la fogata algunos textos. Pero bueno... Le pregunto ¿Se puede acceder a esa página? Si se puede, me avisa....
....qué cosa bárbara.... Página de poesía.... Qué humanidad usted celeste.... Qué humanidad.... Usted es por dentro lo que la señora enorme era por fuera en el conservatorio vendiendo sandwiches. En fin...
Funes.

Viejex dijo...

Sanguches dijeron? Hubieran empezado por ahi! A un gordinflón como yo con la poesía no lo tientan, pero pongan un especial de salame y queso y aca estoy!!! (ve, Celeste? tarde o temprano, yo siempre vuelvo) Muy interesante la reflexión de Barros Matos sobre lo paradójico de los significados de la palabra Humanidad.

Celestacha dijo...

Viejex...Ud. no deja de sorprenderme !!! aparece de debajo de las piedras y nos sorprende a todos...es como Dios !!! si de sánguches se trata, yo voto por el de pan francés, manteca Sancor y jamón crudo del bueno. Perdón pero el salame no me cae. En cambio me encanta el salamín. Pero son cosas distintas, salame y salamín. De todas formas no hay como el serrano español, y del ibérico o jabugo ya ni hablemos !!! y con pan con tomate y una pasada de ajo ya son palabras mayores !!!!
Dejando el tema culinario, y volviendo a lo nuestro, aunque no lo tiente nobleza obliga, ahí se viene una poesía para mi amigo Funes.
( Ud. tendrá que esperar hasta el próximo sánguche ! )

Álamo blanco / Juan Ramón Jimenez
Huelva, 1881 - Puerto Rico, 1958

Arriba canta el pájaro
y abajo canta el agua.
(Arriba y abajo,
se me abre el alma).

¡Entre dos melodías,
la columna de plata!
Hoja, pájaro, estrella;
baja flor, raíz, agua.
¡Entre dos conmociones,
la columna de plata!
(¡Y tú, tronco ideal,
entre mi alma y mi alma!)

Mece a la estrella el trino,
la onda a la flor baja.
(Abajo y arriba,
me tiembla el alma).

Ducke Ballmin dijo...

Muy linda poesía, a mí me gusta escribir también. Estoy en un grupo de whatsapp donde escribimos poemas. Uso el whatsapp para windows porque me queda más cómodo escribir en la compu que desde el teléfono.

Quizá también te interese

Related Posts with Thumbnails